Enigmas: la muñeca buena y la muñeca mala

InicioEspecialesEnigmas: la muñeca buena y la muñeca mala

Por Jorge Moreno
“La muñeca se veía muy bonita y tierna, nada temerosa o diabólica, pero aún así, preferimos no aceptarla, él no se molestó por el rechazo y antes de irnos nos dijo: ‘Ven mañana y les dirá por qué tu esposa no se embaraza’.

“Eso me impactó, pues era verdad, desde hacía tres años intentábamos tener un hijo y nada, pero nadie sabía eso, a nadie se lo habíamos dicho. El caso es que le dije ‘gracias’ y nos fuimos. Pasamos de nuevo por el centro del pueblo y vi a un compañero de trabajo, le dije a dónde habíamos ido y me preguntó si había visto a la muñeca, pues ésta cobraba vida y mucha gente de Sierra Papacal lo sabía.

“Sin ahondar en la plática porque ya era tarde nos fuimos de regreso a Mérida, pues además las llantas de la moto ya estaban muy
lisas y si nos ocurría un accidente en el camino iba a ser un problema por la hora (ya eran más de las dos de la madrugada); por fortuna, llegamos con bien a la casa, pero en ese momento algo me sorprendió.

Increíble hallazgo

“Resulta que mi moto siempre la encadenaba en la puerta de mi casa, y al momento de agacharme para hacerlo, vi que la llanta delantera estaba totalmente despedazada, tanto que el rin se había comido la recámara.

“Esto era imposible, pues al estallar lógicamente lo hubiéramos sentido al estar viniendo y no habría podido avanzar sin que notáramos semejante problema. Tiempo después, supe que se empezó a rumorar que habían visto a una misteriosa niña vagando en el pueblo, pero que en realidad era la muñeca, vagando porque su dueño recién se había muerto, incluso salió en las noticias”.

Hasta aquí el relato de nuestro amigo, pero hay que agregar que así como lo que él vivió en carne propia, ha habido muchas personas que han sabido de la existencia de esa muñeca y de todo lo que hizo cuando murió su dueño; ella, la muñeca, fue rescatada por una familia, que al ver que se movía y cambiaba de lugar, nos contactó para donarla al Museo Paranormal, ya que les empezó a dar miedo.

¿Son dos muñecas?

Se empezó a hablar de la presencia de dos muñecas, y esto hay que aclararlo: la primera es la que tiene varias décadas de antigüedad y con la que el hechicero hacía sus trabajos de magia negra (es lo que relatamos en la primera entrega) y la otra muñeca llegó con este señor cuando no pudo salvar a una niña que padecía cáncer y que el padre de la menor (un militar foráneo), al ver que no la pudo ayudar, decidió vengarse entregándole la muñeca favorita de la niña a los pocos días de su muerte.

Y aunque mucha gente atestiguó que desde el principio el curandero le dijo que no había forma de sanarla, ya que tenía una enfermedad
incurable y no un embrujo, éste trató de ayudarla debido a la presión del padre, pero al morir, este último regresó a gritarle que era su culpa y le llevó la muñeca para que recordara “que por su culpa había muerto su hija”.

Ambas muñecas, que ya se encuentran en el Museo Paranormal de Mérida, les apodaban “la buena y la mala”; ahora que ya viene la época de los fieles difuntos, será buen pretexto para que acudas a conocerla.

Tal vez te pueda interesar:

(Foto de contexto)

- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO