Enigmas: “Espíritu quería huir del cementerio”

InicioEspecialesEnigmas: "Espíritu quería huir del cementerio"

Por Jorge Moreno
Hoy les presentamos un caso que nos enviaron por correo electrónico y que ocurrió en el interior de un panteón de la Ciudad de México.

“Hola qué tal, quiero relatarles que mi papá ha trabajado mucho tiempo en la venta de servicios funerarios, y en ocasiones a él y a su grupo de trabajo les toca hacer guardia e ir al panteón a ver trámites. Él tenía a su cargo a un grupo de cuatro,
para su traslado le habían proporcionado un auto. Ese mismo día, cuando oscureció y mi padre tenía que reunir a todos para poder llevarlos de vuelta a la oficina central, para ese momento las manecillas del reloj ya rozaban la medianoche, así que las puertas del camposanto tenían que cerrar.

“Mi papá logró juntar a su gente y se despidió del guardia del panteón, revisó y se aseguró que quedará cerrado. El guardia se quedaría en la caseta de afuera. “Cuando todos estaban dentro del camión, listos para marcharse, mi papá fue el último en subirse y escuchó un tremendo grito proveniente del interior del panteón: ‘¡No se vayan, no me dejen aquí!’.

“Mi papá rápidamente bajó del camión y le dijo al guardia que si había logrado escuchar aquel grito, a lo que el vigilante contestó que sí. Se dispusieron a bajar del camión algunos de los vendedores, y en conjunto con mi papá y el guardia entraron con linternas al panteón. Se dividieron las áreas para acabar más rápido, revisaron las fosas abiertas, todas las tumbas, mausoleos, etc., y se dieron cuenta de que no había nadie, por lo cual se encaminaron una vez más al camión.

blank

La aparición

“Estaban a punto de marcharse cuando gritaron nuevamente: ‘¡Esperen no me dejen aquí!’. Mi papá molesto y asustado a la vez, volvió a entrar, el guardia abrió una vez más el panteón y revisaron nuevamente.

“De pronto se dieron cuenta de que había una persona con una capucha y estaba hincada sobre una tumba, como en pose de estar haciendo una oración; mi papá le habló, pero no recibió respuesta alguna, a los pocos segundos de repente desapareció ante su mirada atónita y, para fortuna de él, varios compañeros también lo vieron.

“Despavoridos, emprendieron la huida, era tanto el terror, que incluso el guardia, que generalmente vivía ahí, le pidió a mi papá que lo llevaran con ellos. Se subieron a toda prisa al vehículo, todos escucharon gritos de desesperación que provenían del panteón, cuando voltearon por las ventanas a mirar lo que acontecía a sus espaldas, dicen que había varias personas atrás de los barrotes del panteón, eran como sombras o personas agarradas de los fierros de la puerta con desesperación, como pidiendo que no los dejaran ahí… fue un acontecimiento traumático.

“Muchos de los presentes en aquella noche cayeron enfermos después de lo sucedido. Uno de ellos falleció porque lo atacó una fiebre muy alta. Pasado un tiempo mi papá investigó lo que pudo ser aquella manifestación y, según supimos, muchas de las personas al morir no están conscientes de su muerte y se desesperan por volver a la casa que en vida tuvieron, pero como es un campo santo no pueden salir, así que ellos se confunden y piensan que los abandonan.

“Otras personas dicen que como era 2 de noviembre ellos tienen permiso de salir como espíritus y disfrutar del día como si estuvieran vivos”, finalizó.

Tal vez te pueda interesar:

Enigmas: ¿Un sueño lo salvó de morir?

(Foto de contexto: unsplash)

- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO