Enigmas: ¿Un sueño lo salvó de morir?

InicioEspecialesEnigmas: ¿Un sueño lo salvó de morir?

Por Jorge Moreno
Mucha gente cree en las interpretaciones de los sueños, pero ¿hasta dónde podemos hacer caso de ellos? Un ejemplo “extremo” sería el de una señora de Valladolid, que en los años setentas soñó que su padre (a quien habían enterrado un día antes al morir de una larga dolencia) estaba vivo y le pedía que lo saquen de la tumba; ella acudió junto con sus hijos a profanar la cripta, pero fue detenida por las autoridades por algo que a todas luces era ilegal.

Sin embargo, a los tres días la señora falleció de un infarto ¿era acaso ese el mensaje que le daba su padre a través de ese sueño? ¿fue una casualidad?

Otro caso, pero más positivo fue el de una persona (que prefiere omitir su nombre) que asegura que su madre difunta lo salvó de morir a través de una advertencia que le hizo a través de un sueño. Y es que muchas personas creen firmemente en los sueños y las interpretaciones de los mismos, al grado que en ocasiones rigen su vida en base a ellos, y aunque en muchas ocasiones los sueños sólo representan vivencias consientes e inconscientes, hay excepciones que son sorprendentes y para algunos hasta terroríficas.

Esta persona, quien prefiere guardar el anonimato señala que su madre murió hace ochos años: “Murió por su edad; ella tenía ya 79 años y como desde muy niña trabajó para ayudar a sus papás, pues ya estaba muy cansada e incluso físicamente parecía una persona de 90 años. Falleció tranquila, un mes antes dejó de levantarse de su hamaca y los doctores dijeron que ya no había nada que hacer; por fortuna se pudo despedir de todos sus hijos y nietos.

blank

Lo inesperado y recurrente

“Lógicamente, todos sufrimos con su muerte, pasaron los años y en mi caso nunca ocurrió algo paranormal como ver su silueta o escuchar su voz; sin embargo, a finales de mayo empecé a soñar con ella, lo que se me hizo raro porque nunca antes
me había pasado. “Soñaba que me pedía, casi me suplicaba, que no viajara en un auto que en ocasiones me prestaba mi cuñado. En el sueño me decía que se podía incendiar y podía morir; sin embargo, no le di importancia hasta que me di cuenta que en las dos noches siguientes lo soñé de nuevo y por increíble que parezca a los pocos días se le incendió el coche a mi cuñado. Por fortuna no le pasó nada a él, pero el vehículo fue pérdida total.

“Quizás haya quien pueda decir que eso es una gran casualidad, pero en junio volví a soñar que mi mamá me decía que no desyerbara el terreno que tenemos en Izamal, pues me podría morder una serpiente y podría morir, también lo soñé tres veces y, bueno, le hice caso porque contraté a una persona para que lo haga, aunque a decir verdad fue porque yo no tenía tiempo, y resulta que lo mordió ¡una coralillo! y como el señor era diabético, pues casi se muere. Aquí cabe aclarar que yo también soy diabético y quizás yo no lo habría contado si a mí me mordía.

“Por último, a mediados del mes de julio, soñé que me daba un infarto y en ese momento aparecía mi mamá pidiéndome que no haga corajes tan seguido, pues me podía hacer mal. Yo siempre he sido de carácter muy fuerte y bilioso, entonces a los pocos días empecé a discutir con mi hija y me empecé a sentir mal, entonces recordé el sueño y de inmediato respiré profunde, me relajé y decidí solucionar la discusión a la buena; a los pocos minutos ya me sentí mejor, creo que si seguía peleando sin duda me iba a dar un infarto.

“Por todo lo anterior estoy seguro de que mi mamá desde el cielo o no sé si desde la tierra, me advirtió, o más bien me salvó, a través de los sueños de morir, lo ha hecho hasta ahora tres veces y no sé cuantas veces más pueda ocurrir de nuevo”, finalizó.

Tal vez te pueda interesar:

Enigmas: ¿Qué contienen las bolsitas de tela de los amuletos?

(Fotos de contexto: unsplash)

- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO