Se puso al rojo vivo esta madrugada una antigua casona ubicada en la esquina de la calle 30 con 25 del centro de Hunucmá. Tuvieron que intervenir elementos del Cuerpo de Bomberos para sofocar el averno, suscitado presuntamente a causa de una veladora que se dejó encendida.

Un vecino que estaba de paso se percató que ese inmueble de 20 x 6 metros empezó a escupir fuego poco antes de las 4 de la mañana.

Tras ser avisados, agentes de la Policía Municipal y Bomberos del carropipa 781 de la SSP, arribaron en caliente para apaciguar el infierno.

Literalmente el vetusto edificio estaba envuelto en llamas. Hubo que pedir apoyo de tragahumos con destacamento en Kinchil. Asimismo quedaron reducidos a cenizas un ropero, dos máquinas de coser, las puertas de tablón, entre otras reliquias que fueron pérdidas materiales.

Las labores duraron cerca de una hora y media, e igual rociaron la techumbre, pues las vigas de madera estaban encendidas.

Según autoridades la construcción colonial será considerada pérdida total. Aparte, tuvo una cuarteadura en una de las paredes. Incluso alcanzaron a quemarse varios utensilios de un cuarto anexo que funcionaba como cocina.

Por cierto la propietaria del domicilio siniestrado es la septuagenaria Wilfrida Maldonado Solís, y lo habita su sobrina de nombre Ana, pero son contadas las veces que se queda a dormir.