Gracias a que la persona que tomaba aire en la puerta de su casa no se apentontó, es que no ocurrió una desgracia

A punto de morir aplastado estuvo un sujeto, en el cruce de las calles 85 por 56 del segundo cuadro de la ciudad de Mérida, pues mientras tomaba el aire en la esquina de su casa, dos vehículos chocaron y uno de ellos se le fue encima.

De no ser porque se puso abusado y arrancó a correr antes que el vehículo lo aplaste, la cosa habría terminado en tragedia. A pesar de ello, el vehículo alcanzó a golpearlo.

Sucedió que un profesor al mando de un Volkswagen Jetta se pasó anoche una señal de alto y ocasionó que una camioneta Urvan del servicio colectivo de pasajeros se le aporreara.

Lo espantoso fue que tras el choque entre las naves, la Urvan de la ruta 60 norte se fue prácticamente sobre el vecino, quien de no haber pegado una carrera, la unidad lo habría aplastado.

El pobre no se libró de sufrir leve llegue de la unidad de transporte, pues la nave alcanzó a golpearlo y lo aventó un par de metros, donde quedó tirado adolorido hasta del sisifrís.

El guiador del Jetta dijo que de plano no vio la señal de alto. Conducía de sur a norte sobre la calle 56, mientras que la Urvan era guiada de poniente a oriente sobre la 85.

Al final, las respectivas aseguradoras hicieron acto de presencia y se pusieron de acuerdo para la reparación de los daños.