Cansado de su ceguera y de su dificultad para caminar a consecuencia de su diabetes, un abuelito decidió acabar con su vida, ahorcándose en su hogar en Cansahcab.

Don Severiano C. G., de 78 años de edad, era un sujeto pensionado solitario, que era atendido por su sobrina Alicia, quien dedicaba la mayor parte de su tiempo en cuidarlo. Pero hace unos meses, la mujer encontró un trabajo y la atención hacia Severiano ya no era la misma.

Sin embargo, la tarde de ayer, Alicia arribó a la casa de su tío ubicada en la calle 31 entre 26 y 28, para atenderlo, pero al abrir la puerta lo encontró ahorcado de uno de los postes de su choza.

De inmediato, la mujer dio parte a la Policía Municipal, que llegó en cuestión de minutos y tras ver la macabra escena decidió acordonar el lugar en la espera de personal de la Fiscalía para el levantamiento del cuerpo y la autopsia de ley.

Autoridades aseguran que lo que orilló a don Severiano de tomar esa horrible decisión, fueron los achaques que padecía por la diabetes.

Con este caso, cuando menos ya van 147 muertes autoinfligidas en Yucatán durante 2019.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí