Enigmas: Soñar con dientes causa miedo y hasta terror

InicioEspecialesEnigmas: Soñar con dientes causa miedo y hasta terror

-Publicidad-

Por Jorge Moreno
Tradicionalmente se cree que soñar con que se nos caen los dientes simboliza la muerte de quien lo sueña, por ello a mucha gente le da terror esto, pues piensan que al despertar podría ocurrir su fallecimiento y viven todo el día con angustia y miedo a que ya les llegue su hora.

Sin embargo, soñar algo no significa que sin duda ocurrirá tal cual de manera literal, y por si fuera poco, el soñar con dientes caídos abarca más cosas, no sólo la muerte, pues se refiere a que podría una persona o sus seres queridos tener una enfermedad grave, por lo que, en todo caso, soñar con dientes nos debe poner en alerta pero para cuidar nuestra salud.

Y ahora que hablamos de los dientes, es buen momento de recordar un interesante caso que me mandó la señora Abril López Mena, oriunda de la ciudad de Mérida:

“Pensé mucho en escribirles y mandarles mi caso, he seguido con interés en el De Peso los casos paranormales que presentan y no sé si lo mío entre en este rubro.

”Todo inicia hace 11 años, cuando mi hija tenía 5; para ese entonces ella estaba mudando sus dientes de leche y, conforme se le quitaban, se ilusionaba con el hada de los dientes`’; entonces dejaba su dientecito bajo su almohada y, pues ya saben, nosotros le poníamos su dinerito.

”Lo curioso de esto es que pasó cuatro veces, veíamos cómo la noche anterior dejaba su pieza dental y cuando le poníamos monedas ya no estaban; no le dimos importancia, pensábamos que a lo mejor ella los cambiaba de sitio o se caían al piso.

Hallazgo como para poner los pelos de punta

”Transcurrieron los años y cuando ya tenía como 12 años recordamos esa anécdota y su papá le comentó que hacia trampa, pues ella guardaba sus dientes y no dejaba que el ‘hada’ se lo llevara, sin embargo, ella seria mencionó que no era verdad, que nunca los agarró y que seguramente éramos nosotros quienes lo hacíamos, pero no lo queríamos decir.

”Pasó el tiempo, mi marido por desgracia falleció en el 2014 y mi hija se fue a vivir a Puebla con su abuela; por motivos personales, en enero pasado tuve que vender mi casa y me mudé a otra más pequeña; desempaqué y acomodé todas mis cosas a mi gusto; pero en junio, casi pego el grito cuando al abrir uno de los cajones de mi ropero vi ¡los cuatro dientes de mi hija, los dientes pequeñitos de cuando era una niña; estoy segura que eran los mismos porque uno hasta parecía que tenía ojitos, ya que estaba picado y tenía dos puntitos negros.

”Cómo llegó ahí? Es imposible, lo he pensado mil veces; mi esposo ya murió, mi hija ni siquiera ha venido a Yucatán desde que me mudé, por lo tanto ellos no pudieron haber traído los dientes a mi casa nueva.

”Ese ropero lo uso y abro a diario desde que estaba en mi otra casa y cuando me mudé saqué todo lo que había en el cajón, aún así, desde hace meses que lo sigo usando a diario y no es posible que yo no los hubiera visto, ya que cuando éstos aparecieron, estaban en fila uno tras otro, como si alguien los hubiera acomodado perfectamente.

”Obviamente yo sé que no existe el ‘hada de los dientes’, pero hasta el día de hoy no he podido explicarme quién guardó los dientes hace años y, sobretodo, quién los trajo a mi nueva casa, de hecho vivo sola, he recibido pocas visitas y, lógicamente, mis visitas cómo podrían tener esos dientes, de hecho, suponiendo que esos no fueran los dientitos de mi hija, entonces ¿de quién son?

”Fui con un sacerdote, le platiqué mi caso y me dijo que eso son ‘cosas del demonio`y que yo los tirara y rezara mucho. Seguí el consejo del padrecito pero me arrepiento de haberlos tirado aunque, siendo honesta, me dio mucho miedo esta situación. Hasta ahora no he visto nada raro ni una sombra, un ruido o algo que me haga pensar en que hay un fantasma o demonio en mi nueva casa”, finalizó.

Tal vez te pueda interesar:

(Con información de adn40.mx)

- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO