Enigmas: A 16 años de la desaparición del pequeño Alex, nueva entrevista (video)

InicioEspecialesEnigmas: A 16 años de la desaparición del pequeño Alex, nueva entrevista...

-Publicidad-

Por Jorge Moreno
Han transcurrido más de 5 lustros desde la desaparición de Alejandro de Jesús Koyoc Cuytún; 16 años se dice fácil, pero son 824 semanas de angustia, 5 mil 771 días de desesperación… desde aquel 16 de mayo de 2005 hasta el 27 de septiembre de 2021
pasado, fecha en que acudí a la casa de la familia, a una entrevista exclusiva que me concedió su papá y el hermano mayor de “Alex”.

En ediciones anteriores hemos hablado ampliamente y con detalle sobre este caso (en mi canal de youtube hay 2 vídeos en donde se detalla todo lo acontecido); el lunes pasado, en mi visita a Tetiz, hemos corroborado de primera mano que el día de la desaparición, Alex, quien recién había cumplido 10 años de edad, se quedó junto a un árbol esperando a su hermano, de 12 años, y a su abuelo, mientras ellos llenaban un tanque. Él se sentía un poco mal del estómago (comió unos mangos) y prefirió sentarse un rato.

Estaba a menos de 200 metros de distancia del rancho, en donde estaba su mamá, mientras su abuelo y hermano se encontraban también a unos 200 metros, pero en el sentido opuesto; pasaron 20 minutos y cuando regresaron, ya no estaba ahí; creyeron que se había regresado al rancho pero, al llegar, la madre dijo que nunca regresó.

Al retornar al árbol, estaban ahí las huellas de sus sandalias, marca “Duramil”, pero las huellas sólo estaban junto a esa mata, no iban a ninguna dirección, parecería que desde arriba, algo o alguien se lo llevó: “Sólo estaban las huellas junto al árbol, pero no iban a ningún lado, ni hacia al rancho ni hacia donde estaba mi abuelo”, dijo José Koyoc durante la reciente entrevista; él es el hermano mayor de la familia (son 4 varones, incluido “Alex”) y recuerda que en ese entonces tenía 17 años de edad y estaba en Mérida, trabajando, cuando ocurrió la desaparición.

Hay que recalcar que Alex había ido muchas veces al rancho, le encantaba ir, hasta lloraba cuando no lo llevaban, se sabía muy bien el camino, no había forma de que se perdiera.

Los perros

Durante la entrevista, confirmamos que, en efecto, un perro sabueso de la policía, experto en búsqueda siguió el rastro, y a veinte metros del árbol donde ocurrió todo empezó a ladrar, no había duda, lo había encontrado, cuando el encargado se acercó, el perro estaba agonizando y con la lengua de fuera, murió instantes después; sobra decir que no tenía ninguna picadura ni herida.

El otro sabueso ladraba desesperado, también quería ir hacia ese punto, pero no lo dejaron, temían que le ocurriera lo mismo que a su compañero, un perro experto en búsqueda que en ese entonces estaba valuado en 70 mil pesos; incluso los policías a cargo estaban nerviosos,

¿Qué le dirían a sus superiores por la muerte del can?

Durante la búsqueda, participaron más de 300 personas, entre ellas una bruja que hizo algunas invocaciones; a decir de un h’men o sacerdote maya del poblado de Cepeda (Halachó), eso enfureció a los dueños del monte, quienes tenían el plan original de devolver a Alex al noveno día, tras semejantes blasfemias, se molestaron y decidieron retenerlo por tiempo indefinido, según opinó.

A Alex le festejan su cumpleaños cada año, cada 9 de abril le llevan un pastel al rancho, la familia va a este lugar cada semana o cada 15 días, cuando llegan, ven las cosas cambiadas de lugar, utensilios, santos y otros objetos aparecen en otro sitio; esto antes de la desaparición no ocurría; dicen algunas personas que podría ser Alex, a quien por ciertos minutos le dan permiso de salir
del portal en donde se encuentra.

Cosas extrañas con las baterías

El dueño del rancho, es el tío de Alex, quien no ha vendido ni quiere vender este sitio porque tiene la esperanza de que aparezca; en este lugar hay asentamientos mayas muy evidentes, siempre han pasado cosas raras, es un sitio sagrado, ahí, aguarda Alex su regreso.

Cabe mencionar, que antes de bajarnos del auto para realizar la entrevista, preparamos los micrófonos, pero las baterías no funcionaron; luego de las entrevistas, de regreso a Mérida, las baterías, estaban en perfecto estado; algo o alguien, evitó que las pudiéramos utilizar, lejos de sorprendernos, pensamos que quizás es tan sólo una señal de que, a 5 mil 771 días de su ausencia, Alex quizás aún pueda regresar, siempre la esperanza es lo último que se pierde.

Por cierto, si quieres ver el vídeo con la investigación y las entrevistas, puedes checar mi canal de youtube (Jorge Moreno Misterios), ayer lo subí con el título “A 16 años de su misteriosa desaparición”; también lo subí a mi página de Facebook “Jorge Moreno Paranormal.

Tal vez te pueda interesar:

- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO