Fuertes declaraciones, así se debería llamar el programa online que conduce la actriz Jada Pinkett, esposa de Will Smith, pues en varias de sus emisiones nos ha sorprendido con diversas confesiones de su vida. La más reciente ha sido que durante algún tiempo sufrió una terrible adicción a la pornografía.

Jada hizo esta revelación a su madre Adrienne Banfield-Jones y a su hija Willow Smith, quienes la acompañan en la emisión que lleva por nombre ‘Red Table Talk’, donde las tres charlan sobre temas que son considerados tabú.

En su primera temporada, emitida el año pasado, el programa se hizo eco en diferentes medios, después de que la actriz de 47 años revelara que desde los nueve años comenzó a masturbarse, por recomendación de su abuela.

Ahora, en la segunda temporada que inició hace unas semanas, Jada soltó otra interesante confesión: en un momento de su vida, antes de comenzar su relación con Will Smith, desarrolló una adicción a las películas de contenido sexual.

Sufría un vacío emocional

Cuando Willow le preguntó por qué le había sucedido eso, su madre respondió que se encontraba en una etapa de abstinencia sexual y además sentía un vacío emocional que la llevó a engancharse con el porno.

Jada también reveló que descubrió que su hija Willow ya veía pornografía a la edad de 11 años.

Al respecto, las panelistas reflexionaron sobre las ventajas y desventajas de consumir material pornográfico, por ejemplo, que ayuda a derribar barreras mentales impuestas por la sociedad, pero también que su contenido ofrece una visión irreal del sexo. }

(Info: sdpnoticias/Fotos: @jadapsmith)