¿Restos de otro feminicidio?

InicioPolicía¿Restos de otro feminicidio?

(Actualización)

Redacción/De Peso
MÉRIDA, Yucatán.- Dos menores de edad que ayer por la tarde entraron a descansar a una cueva, dentro de un enorme terreno baldío entre la barda del aeropuerto de Mérida y la colonia Emiliano Zapata Sur, se llevaron el susto de sus vidas al encontrar huesos humanos en medio de ropa interior femenina y un short.

Los chavos salieron de volada y avisaron a los adultos del rumbo, quienes alertaron a la autoridad y el lugar se llenó de policías, agentes ministeriales y luego llegó el Semefo a levantar los restos de lo que parece ser una mujer.

Como informamos con anterioridad, De Peso averiguó los datos de esta macabra historia. Ayer por la tarde Andy Edgar T. O., de 14 años, y Angel Jesús C. C., de 15, quienes viven en la Emiliano Zapata Sur, se lanzaron a ese terreno que ya fue invadido y delimitado por personas que no tienen propiedad, y como andan limpiando el área y levantando sus casitas, los adolescentes les ayudan cortando troncos.

Ayer en esas andaban, pero como el sol estaba rajando piedras, se fueron a guardar un rato a una cueva que está cerca.

De pronto vieron que en un agujero más pequeño había lo que parecía ropa de mujer, y la agarraron. ¡Sorpresa! La ropa, que eran chones y un short, estaba junto con huesos humanos.

Luego de pegar el brinco los chavos salieron de la cueva y alertaron a los adultos que estaban cerca, quienes fueron a confirmar la historia y luego pidieron ayuda a la SSP, cuyos elementos llegaron, tomaron nota y solicitaron que intervenga el Ministerio Público y Semefo para hacerse cargo de los restos óseos.

Se presume que podrían llevar en esa cueva al menos dos años, o quizá menos por efecto del clima y animales de rapiña. La gente que está invadiendo ese terreno comentó que la zona es utilizada normalmente por vándalos que se esconden en el monte luego de hacer de las suyas, por lo que no descartarían que los huesos sean de alguna persona que haya sido víctima de un ataque.

Ahora que están de invasores andan limpiando todo y delimitando las áreas de beneficio para cada familia sin propiedad, por lo que aprovecharon para pedir apoyo de las autoridades para regularizar sus terrenos y así evitar que sean utilizados como guarida de malvivientes. No vaya a ser que haya más restos regados por allá.

Artículo anteriorMelissa-randeada
Artículo siguienteCachetes en mole ‘envinado’
- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO