Un automovil Jetta negro sin placas, con permiso provisional para circular, volcó cuando jalaba como rayo en la carretera Merida – Cancún.

Marcos Basulto, quien iba acompañado de su esposa Ivett Gutierrez y tres menores de edad, se dirigía a la ciudad de Merida tan aprisa como para ir a buscar herencia y de pronto perdió el control del volante en el kilómetro 26, a la altura de la comisaría de San Bernadino del municipio de Seyé, dando tremendas volteretas una y otra vez.

Afortunadamente nadie sufrió lesiones de consideración y fueron auxiliados por conductores que pasaban por el lugar.

El auto contaba con quemacocos, por lo que la desgracia pudo haber sido muy grande.

Todos fueron traslados a un hospital de la ciudad de Mérida bien “zangoloteados” pero sin daños mayores; el auto quedó listo para vender como chatarra.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí