Como parte de las acciones para el cuidado y protección del arbolado urbano, el Ayuntamiento de Mérida recrudecerá las sanciones contra quienes corten o poden árboles de manera arbitraria (es decir, sin permiso), en la vía pública de cualquier punto de la ciudad, con multas que podrían ser de más de 600 mil pesos y la reposición del ejemplar en la misma proporción que el afectado.

Entrevistado luego de la presentación de la Cruzada Forestal 2019, el alcalde Renán Barrera Concha indicó que se trabajará en políticas públicas más enérgicas así como en la actualización y modificación de la normativa correspondiente.

Precisó que el Plan de Desarrollo Urbano de la ciudad se encuentra en revisión y se prevé que para el mes de julio se presente el borrador, por medio del cual se buscará redensificar la ciudad, es decir, se buscará construir adentro de los espacios que hay pero respetando el entorno y vegetación de las zonas.

El monto de la multa será interpuesta con base en distintos indicadores que tienen que ver con la zona, antigüedad del árbol y tamaño, entre otros.

“Haremos políticas públicas más enérgicas para sancionar a este tipo de ciudadanos, generar sensibilidad entre los diferentes ciudadanos de Mérida para las denuncias de los casos y también como autoridad ser claros y transparentes cuando por cuestiones de salud las especies sembradas deban ser cortadas”, puntualizó en evento realizado en las instalaciones de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

Recordó que durante su primera administración municipal, se interpuso una sanción histórica de 600 mil pesos por cortar un árbol ubicado en Prolongación Paseo de Montejo, monto que servirá de medida para las futuras sanciones.

Insensibilidad

En la actualidad, a pesar de que reconoció que hay muchos ciudadanos, empresas, asociaciones civiles y agrupaciones interesadas en sembrar árboles y tener responsabilidad con el medio ambiente, también hay grandes desarrollos inmobiliarios que acaban con las áreas verdes.

Se ha observado que hay personas que les inyectan diesel, petróleo o agua caliente para que de manera natural, el árbol muera y entonces puedan cortarlo.

“Buscamos que hayan políticas que permitan sembrar y que castiguen a quienes talan”, concluyó.

(Redacción: Nalleli Calderón)

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí