Inicio Especiales Enigmas: ¿regresó el Chupacabras?

Enigmas: ¿regresó el Chupacabras?

Rollo: Jorge Moreno
Justo a 15 años de distancia, se dan nuevos reportes de muertes extrañas de animales (cerdos, cabras y gallinas) en Ticul, lo que hace pensar a mucha gente que podría tratarse del famoso chupacabras tal y como ocurrió en junio del año 2005.

Fue en los últimos cuatro días en que se ha reportado la muerte de estos animales en predios particulares, tanto de la cabecera Ticul como en sus comisarías Yotholín y Pustunich, y las características son casi idénticas a lo ocurrido hace tres lustros, en las condiciones más extrañas.

Y esto es porque ocurren en la noche o madrugada, cuando los dueños de los animales duermen y no escuchan el más mínimo ruido, y todos tienen el mismo tipo de muerte: orificios (provocados por colmillos) y con desangrado, como si el autor del ataque sólo se preocupara por succionar sangre.

En aquel 2005 fueron casi 300 animales de patio muertos en esas circunstancias, y ahora son muy pocos, pero la gente teme que el número aumente de un momento a otro, pues de ese conteo de aquel año, más de 150 ocurrieron en la misma noche en un mismo domicilio.

Ya estamos haciendo una investigación a fondo y en los próximos días daremos el resultado, aunque es posible que ocurra lo mismo de hace 15 años, que de la noche a la mañana, luego de más de 10 días de ataques casi diarios, el responsable desaparezca como si se lo hubiera “tragado la tierra”.

Como contexto podemos mencionar que el término “chupacabras” hace referencia a un críptido legendario, que se describe como un ser que ataca a animales de diferentes especies en zonas ganaderas o rurales. El mito tuvo su origen en la isla de Puerto Rico en 1995, y desde entonces se han reportado diversos supuestos avistamientos en lugares tan lejanos a la isla como en el estado de Maine, Estados Unidos; en Chile, e incluso provenientes de países fuera del continente americano, como Rusia y Filipinas.

La mayoría de los informes de avistamientos provienen de América del Norte, como en Texas y en México, y también en América Central y del Sur.

El nombre proviene de los supuestos hábitos hematófagos de la criatura, del que se cree que ataca a animales domésticos, especialmente cabras, succionando toda la sangre del cuerpo del animal.

Las descripciones físicas de este ente varían, pero comúnmente se describe como una criatura pesada, del tamaño de un oso pequeño, o una hiena, con una hilera de espinas abarcando desde el cuello hasta la base de la cola.

La gran mayoría de los supuestos avistamientos han sido descartados o nunca han podido ser confirmados debido a la falta de pruebas.

En el caso de los avistamientos ocurridos en el norte de México y el sur de los Estados  Unidos, se ha verificado repetidamente que las criaturas identificadas como “chupacabras” son en realidad perros u otros animales enfermos de sarna.

Biólogos y oficiales de manejo de vida silvestre describen al “chupacabras” como una leyenda urbana contemporánea.

En el caso de Yucatán, en 1994 y parte de 1995 se dieron los primeros reportes, cuando vecinos de los municipios de Tixkokob y Cacalchén reportaron estos sucesos y, años después, luego de que ocurrieran los sucesos de Ticul antes relatados, también se registraron en Motul, y en ambos casos viajamos a estos sitios para investigar sobre ello, sin llegar a una conclusión convincente.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO

Aprovechen el calor que próximamente vendrán más lluvias en Yucatán

MÉRIDA, Yuc.- Este martes una vaguada sobre la Península de Yucatán en combinación con el ingreso de humedad, continuará generando probabilidad para chubascos con...