Enigmas: sucesos paranormales eran cada día peores hasta que se vino a refugiar a Yucatán

Inicio Especiales Enigmas: sucesos paranormales eran cada día peores hasta que se vino a...

Enigmas: mujer se vino a refugiar a Yucatán por infierno paranormal que duró años

Por Jorge Moreno
Hoy les presento el relato de la señora Laura Hernández, quien asegura que hace muchos años vivió todo lo que a continuación relataremos, cuando residía en Matehuala, San Luis Potosí: “A finales de los años 80’s, nos fuimos a vivir a un ranchito de ese pueblo, mi esposo no tenía recursos y aunque decían que en esa casa nadie se quedaba porque les daba miedo, nosotros logramos aguantar cuatro años, que en realidad fueron de terror.

”Al llegar a vivir allí la gente se sorprendió, pues los últimos vecinos duraron sólo 15 días y salieron sin decir adiós, y para ese entonces yo no creía en cuentos y me dije ¿Quién vivía con ellos? Una lectora nos relata el episodio de terror que vivió en Matehuala, San Luis Potosí en los años 80’s a formar mi hogar.

”Mi ex esposo era muy creyente de la Santa Muerte y en especial de la de color negro, al grado que le hacía oraciones y ofrendas, y yo, por respeto, callé y no me metía con sus creencias; seis meses después que él llevó a casa a una imagen de yeso de la Santa Muerte empezó a desatarse una ola de eventos increíblemente aterradores y una voz de mujer que en cualquier parte de la casa me susurraba: ‘No te dejaré’.

”Yo temblaba al oír esto, pues estaba sola y en ese tiempo embarazada de mi primera hija, mi marido salía a trabajar lejos; en ciertas noches, después de la 1 de la madrugada, alguien o algo se metía a mi cuarto y con su silueta tapaba la poca luz que emanaba de mi lámpara de la recámara. Pensaba que era sueño, pero fueron muchas veces que ese demonio o ser se manifestaba aún sin dañarme; después yo me tapaba la cara con la cobija toda muerta de miedo pero sentía el peso de esa persona sentándose en la cama y me empezaba a acariciar mi cabeza y espalda. Les juro que me sentía morir del miedo”.

”Otras noches se prendía de la nada la radio e increíblemente se ponía la canción de amor con que mi esposo me pidió matrimonio y a media canción una tétrica y espeluznante voz replicaba: ‘No te dejaré’. De inmediato, como si nada, se apagaba la radio y al pararme con horror veía que este aparato estaba aún desconectado de la corriente eléctrica, entonces ¿qué rayos pasaba?, nada tenía sentido. Tenía miedo a que oscureciera”

”Yo trataba de mentalizarme de que eran coincidencias, pero la realidad era dura y cada noche peor. Tenía miedo de que oscureciera, pues no quise decirle nada a mi marido por temor a que pensara que no me gustaba el lugar y lo menos que quería era un mal entendido y que éste pensara que le ponía trabas a nuestro -para ese entonces- feliz matrimonio”.

Experiencias que erizan la piel y hacen temblar de espanto

”Así pasaron los años y de esto nada comenté; en ocasiones me iba con mis hermanas o padres y cuando regresaba mi marido yo venía corriendo a casa. Meses después nació mi primera hija y al año la segunda, ya con la compañía de ellas estas apariciones y eventos irreales desaparecieron un poco gracias a Dios. Pero una mañana de viernes, cuando le estaba preparando el desayuno a mi hija de 4 años, clarito escuché a lo lejos que ella reía y jugaba como con alguien… pero era imposible, ya que su hermanita de 3 años aún estaba dormida y en ese justo momento a lo lejos mi niña exclamó algo que me erizo la piel: ‘Mamita, ¿quieres jugar conmigo?’.

”Pero como en ese momento pasaban por la calle los niños para el colegio, imaginé que ellos hablaban en voz alta con su mami, así que no le presté importancia y continúe cocinando; sólo que al girarme para ver a quién le hablaba mi hija, la piel se me erizó, ya que observé a dos oscuras sombras correr apresuradamente al baño y, al revisar, mis niñas estaban durmiendo juntas. Ellas jamás habían despertado, entonces ¿quiénes corrieron a esconderse en ese momento?”

”Temblé de pies a cabeza porque allí despertaron con fuerza estos fantasmas que estaban ya dormidos e iniciaron sus múltiples apariciones macabras. La temperatura siempre bajaba drásticamente a diario. En una ocasión salí de compras y de pronto mi vecina me llamó para que me apurara, pues vio la puerta de la casa abierta y a una mujer vestida de negro dentro, incluso llamaron a la policía y, al revisar, no había absolutamente nadie”.

‘No te dejaré’ se escuchaba a todas horas

“’No te dejare’, esa frase se escuchaba a todas horas en mi casa y no sabíamos si era el viento o, de plano, algo ya se manifestaba con más fuerza”.

“Mi esposo se esforzaba para comprarnos una casa y no quería distraerlo con mis tonterías. ”Una vez más allí, le arrojé el resto del agua bendita y en ese instante tronó la ventana con el cristal y esa cosa lanzó un último quejido que despertó a mis niñas, y como por arte de magia los focos prendieron y todo regresó a la normalidad esa noche y por fin creímos que eso se desaparecía para siempre, pero a los pocos días los fenómenos paranormales siguieron”.

”Fueron cuatro largos años de terror, hasta que mi esposo consiguió trabajo en Yucatán, venimos a vivir aquí y, por fortuna, ese ente no nos siguió. ¿Qué quería? Nuca lo supe ni quiero averiguarlo”, finalizó doña Laura.

También te puede interesar:

(Foto de contexto: gtres)

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO

No habrá Carnaval este año por Covid: Ayuntamiento de Mérida

NO habrá Carnaval de Mérida este año a consecuencia del Covid: Ayuntamiento El Ayuntamiento de Mérida informa que debido a la pandemia del COVID-19 y...