Enigmas: dos relatos sobre apariciones que te pondrán la piel chinita

InicioEspecialesEnigmas: dos relatos sobre apariciones que te pondrán la piel chinita

Enigmas: extraordinario caso del papá muerto en accidente que se le aparece a su nena

-Publicidad-

Por Jorge Moreno
Cuando un ser querido fallece, a veces es ese dolor que sentimos es lo que propicia que nos sugestionemos y le atribuyamos cualquier ruido extraño, movimiento de algo, sombra o situación ocurrida que en apariencia no tiene explicación lógica; sin embargo, hay veces en que los hechos son demasiado contundentes.

Veamos a continuación dos ejemplos: uno en donde existe una explicación a un suceso, al parecer, paranormal y otro, que en definitiva sí parece ser una evidencia del más allá. El primer testimonio es de una señora de nombre Ana:

“Mi bisabuela murió cuando yo tenía 7 años. Nos llevábamos genial y nos queríamos muchísimo; además, vivíamos muy cerca. Siempre olía a jabón perfumado de limón y era mi olor favorito. Cuando murió me costó conciliar el sueño durante una temporada y mi padre me cantaba para consolarme y dormir.

“Una noche olí algo de limón y me quedé dormida. No lo había vuelto a sentir desde hacía ya un año, cuando ella falleció. Sentía una mano en mi espalda que me tranquilizaba y el olor volvía cada noche para calmarme. Esto me pasaba muy seguido, al grado de que hasta me sentaba para oler detalladamente y ver si no era sugestión mía.

“Una vez se quedó una amiguita a dormir en mi cuarto y cuando sentí el olor, le pregunté y de inmediato me dijo lo que yo ya sabía, que el olor era como de limón. Le conté que mi bisabuela y todos los detalles y ella se intrigó más, resulta que se lo platicó a sus papás y con el paso de las semanas, como nuestros papás se llevaban, lo comentaron.

“¿Y qué creen? Resulta que mi papá era el que ponía en el respiradero del aire acondicionado una barra de jabón igual que la tenía mi bisabuela, esto con el fin de que yo no la extrañara, pero con el paso de los años me dice que se arrepiente de haberlo hecho, pues eso hizo que yo pensara otra cosa y que incluso me diera miedo”, finalizó.

Sin explicación

El segundo relato que a continuación les presentamos, de plano no tiene ninguna explicación lógica hasta el día de hoy. Me lo platicó la señora Yolanda Samos, oriunda de la ciudad de Mérida.

Ella me comenta que su marido murió cuando estaba embarazada: “Tenía yo seis meses cuando lamentablemente tuvo un accidente en el trabajo; entonces, cuando mi hija nació nunca conoció a su papá. Yo tuve la desgracia de que mis papás murieron igual cuando yo era muy joven y no tenía hermanos, por lo que crié sola a mi hija.

“En una ocasión, cuando ella ya tenía cuatro años de edad, me dijo que su papá la había visitado en la noche. Yo creía que eso era normal, que ella imaginara a su papá. No le di mucha importancia hasta que en los siguientes día me dijo algo que me dejó helada, pues dijo que veía a su papá con su camisa de cuadros verdes con blanco y su pantalón color negro, y que tenia una herida en la frente.

“Lo extraordinario es que esa ropa tenía cuando murió en el accidente, y se hizo una herida justo en la frente, lógicamente nadie le pudo haber dicho eso a mi hija pues no teníamos contacto ni con la familia de él, y casi nadie, por no decir nadie, sabía de la vestimenta de mi esposo; es más, esa ropa ni me la devolvieron en la morgue, yo creo sin duda que fue él, quien viene a visitar y cuidar a su hija”, finalizó.

- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO