Inicio Especiales Enigmas: Esta es la historia terrorífica de la Tumba de la Sirena

Enigmas: Esta es la historia terrorífica de la Tumba de la Sirena

Rollo: Jorge Moreno
En el cementerio de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, sobresale un mausoleo que a más de uno de la miedo, se trata de la lápida de Enedina García, conocida como “La Tumba de la Sirena”, de unos siete metros de altura, es un monumento histórico del Siglo XIX, y como cada año en la celebración del Día de Muertos, en el panteón municipal, es de las más visitadas y fotografiadas.

Cuentan los viejos coletos, como suelen llamarles a los habitantes de San Cristóbal de las Casas, que Enedina se dedicaba a la hechicería y, con los trabajos esotéricos que hacía, logró acumular una enorme riqueza, por lo que al morir pidió que las enterraran con cuatro sirenas y toda su riqueza.

En las épocas de finados, se observa que varias personas colocan veladores y flores en su cripta, algunos de los que la recuerdan, a sus familiares, Enedina, hizo favores en el pasado. La bruja de Jovel, murió siendo muy joven, a los 24 años de edad, dicen tenía poderes sobrenaturales y al parecer fue enterrada parada, con toda la fortuna que acumuló de la hechicería.

El mausoleo de Enedina luce con cuatro sirenas con los brazos abiertos y el torso desnudo, en la cúspide del monumento histórico, con estructura antigua, de adobe y bajareque. Dicen que la hechicera advirtió que nadie se atreviera a abrir su tumba para sacar su riqueza, porque morirá la persona que lo haga, junto con sus seres queridos.

“Doña Enedina”, como era conocida desde adolescente debido al gran respeto que se le tenía, empezó a ejercer la magia blanca desde los 11 años de edad; su abuela y su madre también eran hechiceras pero según crónicas de la época nunca fueron tan poderosas ni tenían un dominio total de estas artes.

Su poder era tal, que la gente hacía cola desde una noche antes en la puerta de su casa para poder consultar; ella no cobraba muy caro y quizás por ello mucha gente agradecida luego de que le cumpliera algunos favores regresaba para darle costos regalos o dinero, ella, quizás por su edad, no parecía estar muy interesada en ello ni era muy ambiciosa.

Se dice que hasta el día de hoy año tras año acuden a llevar ofrendas a la tumba nietos y bisnietos de personas a las cuales les hizo curaciones hace ya más de un siglo, esto en agradecimiento por los trabajos que hicieron a sus antecesores

El caso más sonado es el de la señora Romina Piña Cruz, quien asegura que la bruja Enedina salvó de morir a su abuela Aurora Cruz cuando ésta era una niña; ella tenía un mal muy fuerte que ningún doctor había podido aliviar, pero en una hora fue curada totalmente, en agradecimiento, los papás de esa niña año tras año acudían a llevarle mercancía, dinero y ofrendas a Enedina, y cuando esta murió, esa tradición continuó con tal arraigo, que con el paso de las décadas, tras la muerte de estos dos señores, los hijos y ahora los nietos, continúan visitando la tumba de Enedina.

No caber duda que existen varios curanderos, sanadores, hechiceros, brujos, etc., que han marcado la vida de las personas, y la muerte, no es impedimento para que estos los sigan recordando, tal y como sucede hoy en día con la bruja Enedina. Si quieres ver el vídeo de su tumba en Youtube, puedes buscarlo en el canal “Jorge Moreno Misterios” con el nombre “La Tumba de la Sirena”.

Por otra parte les recordamos que aún tenemos la promoción que mencionamos ayer de las tres medallas ritualizadas (Tridente) y su estuche, por ciento noventa pesos, a las primeras veinte personas que manden un mensaje de texto o de whatsapp al (999) 1851703 con la leyenda “lo leí en de peso tridente” (incluye gratis un juego de cuatro cuarzos ritualizados); o bien pueden venir a buscarlo directamente a partir del lunes al Museo Paranormal (calle 63 b num 230 x 8 y 10 colonia Cortés Sarmiento).

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO