Inicio Especiales Enigmas: don Ramón, el enterrador de muñecos vudú en Ticul

Enigmas: don Ramón, el enterrador de muñecos vudú en Ticul

Rollo: Jorge Moreno
En par de ocasiones hemos hablado en esta sección sobre oficios “extraños” y de terror como, por ejemplo, los “cazadores de vampiros” o el clásico “velador de un cementerio”.

Hoy les presentamos algo que para muchos podría ser más que espeluznante y que sólo haría una persona muy valiente.

Se trata del trabajo que hacía hasta hace tres décadas don Ramón Chay Matos, quien afirma haber sido ayudante del conocido h’men ticuleño Santos Balam y que tenía como trabajo cotidiano enterrar muñecos vudús o residuos de embrujos en el monte o en los cenotes.

“Actualmente, soy una persona jubilada, trabajé en un conocido banco, pero hace unos treinta años estuve un buen tiempo sin hacer nada y mi tío me dijo que si necesitaba ganar un dinero extra había un curandero en Ticul (mi pueblo natal) que estaba solicitando un ayudante, y como él lo conocía, pues yo iba bien recomendado.

“Siempre me había yo jactado de ser muy valiente, por lo que no lo pensé mucho y decidí aceptar el trabajo, desde un principio el curandero de nombre Santos Balam, me dijo que tenía yo que seguir muy bien las indicaciones para que no me pasara nada; los primeros días estuvo todo tranquilo, más bien la hacía yo de recepcionista y de “chacha” para limpiar todo lo que usaba: yerbas, sahumerios, pociones, etc.

“Sin embargo, creo leyó mi mente porque un día me dijo que me daría algo más importante para hacer; entonces, me dio una caja de zapatos cerrada con hilos rojos y me dijo que la lleve a un cenote que estaba por el rumbo de Sacalum. Me pidió que por ningún motivo la abriera, que lo enterrara en cierto sitio y me fuera sin virar a ver hacia atrás.

“Hice esto como seis o siete veces hasta que un día la curiosidad me ganó y antes de enterrar la caja la abrí y me di cuenta que había muñecos de vudú con fotos de personas y prendas íntimas. no me asusté, pero al momento de enterrarlo se formó un remolino y la verdad confieso que me fui corriendo de ahí.

“Trabajé, en total, como dos meses con ese señor; me trató bien pero me empezó a dar un poco de miedo y como mi permiso en mi trabajo ya estaba venciendo, pues ese fue el pretexto para darle las gracias y despedirme. Vi muchas cosas en ese tiempo, creo hasta me da para escribir un libro, espero pronto compartirlo con los lectores de esta sección”, finalizó.

No cabe duda que en todos lados y en cualquier trabajo pueden ocurrir situaciones paranormales, y aunque el trabajo sí suena de entrada espeluznante, hasta de velador en un sitio “normal” podrían pasar cosas de miedo.

Amuleto “ojo de tigre” gratis

Por otra parte, les recordamos a los lectores que aún nos quedan los amuletos “ojo de tigre” que estuvimos obsequiando en esta sección a principios de año; en aquella ocasión se daba sin costo en la compra del amuleto “dólar ritualizado”, el cual aún sigue a mitad de precio.

Si tú quieres aprovechar esta promoción y llevarte sin costo el “ojo de tigre” (el cual sirve para eliminar malas vibras, la envidia, etc.) te lo regalaremos en la compra de cualquier producto que adquieras en la tienda del Museo Paranormal (amuleto Midas, Seven, duendes, etc.).

Sepáralo mandando un mensaje de texto o de whatsapp con la leyenda “lo lei en de peso tigre” al número (9991) 851-703, o bien, venga directo a buscarlo a calle 63-B número 230 entre 8 y 10 colonia Cortés Sarmiento, de lunes a viernes de 9:30 am a 5:30 pm.

La oferta es para las cien primeras personas.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO