Increíble: Le devuelven cartera que perdió en la Antártida hace 53 años

InicioEspecialesIncreíble: Le devuelven cartera que perdió en la Antártida hace 53 años

Hombre de 91 años recupera billetera después de 53 años, y con ella mil recuerdos

El meteorólogo retirado de la Marina, Paul Grisham, había olvidado durante mucho tiempo la billetera que perdió mientras estaba estacionado en la Antártida en 1968, por lo que se sorprendió cuando alguien se la devolvió hace dos semanas, 53 años después.

También le sorprendió lo joven que se veía su antigua tarjeta de identificación que estaba metida dentro.

«Oh, sí. Me trajo recuerdos. Tenía el pelo castaño oscuro en ese momento», dijo el hombre de 91 años riendo.

Grisham dijo que alguien encontró la billetera mientras demolía algunos edificios antiguos en la estación McMurdo, incluido el edificio donde vivió de 1967 a 1968.

La billetera gastada es una cápsula del tiempo de los 13 largos meses que Grisham sirvió en la Antártida o «El hielo», como lo llamaban. Tenía una tarjeta de racionamiento de cerveza con 21 vasos todavía por consumir, su licencia de conducción y una tarjeta con instrucciones sobre qué hacer en caso de un ataque nuclear, químico o biológico.

«Gracias a Dios que nunca se usó», dijo Grisham, y agregó que esto fue en plena Guerra Fría.

También tenía una receta escrita a mano para hacer licor Kahlua casero.

Graham nunca usó eso tampoco (le gustan los gin martinis), pero mucha gente se lo ha pedido después de escuchar su historia.

Grisham sostiene la tarjeta de identificación de la Marina y la billetera que perdió hace 53 años.

Grisham estuvo particularmente ocupado durante las operaciones de verano en la Antártida, monitoreando el clima y proporcionando informes para los aviones y barcos que entregaban personal, equipo y suministros.

«Toda la estación trabajaba por 12 (horas) y descansaba 12 horas durante un período de cinco meses porque había mucho que hacer» para prepararse para el largo y negro invierno, dijo Grisham.

Había una bolera de dos carriles, que casi siempre estaba en uso, junto con un pequeño gimnasio porque hacía demasiado frío para hacer ejercicio al aire libre con seguridad.

«La estación McMurdo estaba en lo que llamamos el ‘cinturón bananero’, la temperatura subió a unos 3 grados y llegó a estar tan frío como -53ºC», dijo. La temperatura era más baja a medida que se alejaba de la costa.

«Es casi inconcebible el frío que hacía. Es casi imposible de describir a las personas que no han estado allí», dijo. «De hecho, pasamos mucho tiempo tratando de averiguar ‘¿cómo explicamos esto a la gente en casa?’ y nunca se nos ocurrió una buena manera de explicarlo».

Grisham, a la izquierda, fue ascendido a teniente mientras servía en la Antártida.

Dijo que allí hace unos 10 o 15 grados más frío que el Polo Norte y que si necesitas un ejemplo más tangible, una lata de refresco se congelaría y estallaría en 14 minutos si la dejaras afuera.

«Lo único que realmente hizo que la vida valiera la pena vivir allí fue la gente que estaba allí», dijo Grisham. «Pasamos el invierno 180 hombres y eran los hombres más agradables y buenos con los que he tenido el placer de estar».

Así pasaban el tiempo libre en la Antártida


Grisham ganó mucho dinero jugando al póquer y la billetera tenía una cantidad de recibos de giros postales de cuando envió sus ganancias a su esposa e hijos pequeños. También era bueno en el ajedrez, pero dijo que había un científico ruso al que no podía vencer.

Dijo que no exploraron mucho fuera del complejo debido al frío extremo, pero sí pudo hacer el viaje de unos 1.300 km hasta el Polo Sur mientras estuvo allí.

Grisham también conoció al legendario explorador y alpinista Sir Edmund Hillary, con quien reflexionó sobre el clima durante aproximadamente dos horas antes de emprender una expedición.

Después de su gira, pudo obtener una asignación en San Diego, California, y luego fue asignado a un portaaviones en Vietnam.

Se jubiló en 1977 después de 25 años de servicio

Graham se mudó otra vez a San Diego después de casarse con Carole Salazar, a quien conoció en París en 2001 después de la muerte de su primera esposa. Llevan casados casi 18 años.

Dijeron que la familia se ha divertido tanto como él con este descubrimiento.

Su nieta, Christina Salazar, dijo que se sorprendió cuando vio la billetera por primera vez y pensó que parecía que aún podía usarla.

La joven de 26 años dijo que disfrutaba sus historias sobre su tiempo en la Marina desde que era niña.

«Al crecer, siempre me encantaba escucharlo hablar sobre los pingüinos emperador que encontraba», dijo.

Ahora, ella escucha sus aventuras con uno de sus famosos martinis de ginebra.

«Cada vez que toma uno hoy en día, afirma que lo trae de vuelta a sus días en «El Hielo», dijo. «Es un honor compartir un martini con él y escucharlo hablar sin cesar sobre su tiempo allí».

Ella dijo que aprende algo nuevo sobre su abuelo cada vez que él cuenta una historia.

«Él sigue siendo nuestro hombre al que acudir con cualquier pregunta sobre el clima», dijo Salazar.

Tal vez te pueda interesar:

Abuelitos echan ‘desma’ en acelerado juego mecánico (video)

(Info: cnn.com)

- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO

Impulsa Cecilia Patrón consumir en negocios “de la esquina”

MÉRIDA, Yuc.- Luego de recorrer todas las colonias de su demarcación hasta sus confines y la mayoría de las comisarías, Cecilia Patrón, candidata a...