Jessy Taylor es una influencer que llegó a tener 113 mil seguidores en su cuenta de Instagram.

Lamentablemente -para ella-, un día alguien denunció sus fotos y la plataforma cerró su cuenta. La joven no pudo soportar la tragedia y subió un video a YouTube llorando porque ‘tendrá que trabajar nuevamente’.

Taylor indicó entre lágrimas que su Instagram era su única fuente de dinero, por lo que ahora se había quedado sin un ‘trabajo’ que le permitiera cubrir sus gastos.

No soy nada sin mis seguidores, era más de 113 mil, antes era una prostituta y no quiero volver a esa vida”, expresó.

(Con información de excelsior/Fotos: Instagram y Twitter)

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí