Paola Córdoba se hizo novia de Alberto Elvio Naiaretti cuando ella tenía 15 años y él, 23. Antes de los 20, ya era madre. Tuvo tres hijos más. La primera denuncia por violencia contra él es de 2003. Luego hubo otra en 2010, y dos más en 2012. Después hay otra en 2016, y otra en 2017 y otra en 2018. En todas se le acusa de violencia psíquica, física y económica.

La Justicia de Argentina no unificó dichas denuncias ni tomó medidas ante las violaciones de las perimetrales impuestas ni la exclusión de hogar incumplida. Ella lo terminó matando de 185 puñaladas. La ayudó su hija mayor. La Justicia las detuvo en menos de 48 horas. Su abogado pidió la excarcelación de las dos. La Justicia se lo está pensando.

Al ser detenida, la hija de Paola, Mily, de 18 años, contó que su padre obligaba a su madre a prostituirse. Que la llevaba a la carretera y la hacía tener sexo con varones que le pagaban a él. La última vez que la llevó fue el Día de la Mujer, el viernes 8 de marzo, mientras una multitud de mujeres marchaba reclamando derechos. En la madrugada del sábado Paola lo mató. Ella misma llamó al 911 y avisó.

Casa en la que Paola vivía con su esposo e hijos

Detención y petición de excarcelación

El lunes, la fiscal Silvia González Bazzani, de la UFI 23 de Malvinas Argentinas, pidió la detención de la madre y su hija por “homicidio agravado por el vínculo”. Los fundamentos de la solicitud de detención no fueron difundidos. Alberto Brizuela, al frente del Juzgado de Garantías N°4 de San Martín, estuvo de acuerdo con el arresto.

El lunes, el abogado de las detenidas, Javier Chirino, solicitó la excarcelación ordinaria y extraordinaria de las dos. Pidió que el caso sea analizado como homicidio en legítima defensa, y que se tenga en cuenta el contexto de violencia de género. Paola tiene tres hijos menores de edad, de 7, 10 y 13 años, que ahora están al cuidado de una de sus tías.

Paola había denunciado a su pareja por violencia y amenazas en 2003, 2010 y 2012. Estas denuncias están en el fuero penal. Luego hubo más en 2016, 2017 y 2018, interpuestas en juzgados de Familia. Estas últimas denuncias acaban de llegar al sistema penal y acaban de ser unificadas en la causa.

¿Qué hizo la Justicia ante las numerosas denuncias? Según pudo saber Clarín, en algunos casos se notificó a Alberto Elio Naiaretti -el marido- , que siguió infligiendo los malos tratos que Paola denunciaba una y otra vez. También se dictaron medidas como perimetrales que no podía cruzar y hasta exclusión de hogar, que tampoco respetó. ¿Por qué la Justicia no actuó? “Porque ella no denunció que violó las medidas”, “Porque se reconciliaron”. Fueron algunas de las respuestas. ¿Por qué sigue detenida junto a su hija si están todas las denuncias de violencia? “Porque un homicidio no se neutraliza con denuncias previas”.

Hermanas de Paola piden que salga libre

Más en defensa de Paola

Las dos hermanas de Paola aseguran que Naiaretti le pegaba, que la obligaba a trabajar lavando autos, que la llevaba a prostituirse a la ruta 8, que la había separado de toda su familia. Los vecinos también contaron que le tenían miedo, que los chiquitos no salían a la calle, que no los dejaba jugar con nadie, y que Paola siempre parecía triste.

“Que una mujer y su hija adolescente estén presas por haberse defendido de una nueva manifestación de las agresiones repetidas durante largos años, parece una burla del sistema y de las instituciones. El Poder Judicial de la provincia de Buenos Aires y las fuerzas de seguridad que deben recibir las denuncias, harían bien en revisar sus prácticas, y el Ministerio Público Fiscal debería revisar dónde concentra sus esfuerzos de investigación y persecución del delito: si en la acusación de los agresores, o en el castigo a sus víctimas”, dice Natalia Gherardi, del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género.

-Esta mujer había interpuesto muchas denuncias, y la Justicia las unifica ahora que ya mató al marido y está presa…

(Info y fotos tomadas de: lavanguardia.com)