Madrugada movida tuvieron los amantes de lo ajeno, pues este martes fueron desmantelados dos locales sobre la avenida Itzaes.

El primero fue un restaurante en el cual es la segunda vez que roban en un periodo de 9 meses, y de donde esta vez se llevaron varios artículos y unos cuantos miles de pesos, y en cuanto al segundo lugar, es una licorería, y ahí vaciaron la caja registradora y se llevaron varios productos.

Se supo este martes por la mañana del reporte de un robo realizado en el restaurante “El rincón del Girasol” en la esquina de la avenida Itzaes con 65.

Fredi Sánchez, encargado del local, arribó cerca de las 10 de la mañana y al entrar notó que las cosas estaban revueltas y que faltaban varios artículos eléctricos, por lo que llamó a la policía para levantar el reporte del robo.

Entre las cosas que fueron sustraídas del restaurante están dos pantallas planas, un par de celulares, una rebanadora y dos bolsas con efectivo, una con 3 mil varos y otra con 6 mil. Eso es lo de entrada vio el encargado, pues a la llegada de los agentes de la estatal le pidieron no tocara nada mientras llegaba la Policía Estatal de Investigación (PEI).

Estos últimos revisaron las cámaras de seguridad pertenecientes al negocio, donde se pudo observar al perpetrador, quien ingresó por la puerta de atrás forzando el candado. El ladrónal notar la cámara se acercó cuidadosamente a esta para que no se viera su rostro y la movió para que no lo grabaran mientras hacía de las suyas.

En la ‘chevechería’

Alrededor de la misma hora, en un negocio cercano de cervezas el joven que labora en el expendio llegó y vio que los candados de la reja estaban rotos, por lo que dio aviso a los agentes de la ley, quienes al llegar al sitio lo aseguraron y acordonaron en espera de la llegada del personal de la Fiscalía para realizar la investigación.

Se supo que de este local fueron robados 14 mil pesos, correspondientes a la venta del fin de semana, varios productos embriagantes y varias cajas de cigarrillos; e inclusive trataron de llevarse el ventilador.

Al parecer los agentes tienen la sospecha de que ambos atracos podrían estar vinculados, pues en las cámaras del restaurante se ve que el ladrón entró alrededor de las 3:30 de la madrugada, mientras que por lo contado por el trabajador de la licorería, la zona queda vacía pasadas las 3 de la madrugada.

También se tiene la sospecha de que los robos podrían ser obras de un grupo de personas. El caso es que dicha avenida suele ser muy patrullada por la policía, sobre todo en las noches.