¡Qué loco! grabó porquerías con su hija

InicioPolicía¡Qué loco! grabó porquerías con su hija

Redacción/De Peso
MÉRIDA, Yucatán.- Al envenenador de estudiantes Julio César Meceta Puc le salió más cola que le pisen, porque después de ser vinculado a proceso por delitos contra la salud ahora tendrá que enfrentar el cargo de incesto al haber hecho su mujer a su propia hija con la que, incluso, grabó un video porno.

Luego de concluir la audiencia de vinculación por el delito contra la salud en su modalidad de narcomenudeo en la variante de posesión con fines de comercio del narcótico denominado metanfetaminas, el juez de control de Tekax, Santos Alfredo May Tinal, ordenó que se ejecute una orden de aprehensión contra dicho sujeto.

Los cargos ahora fueron de incesto y corrupción de menores e incapaces.

Como se recordará, Meceta Puc el 9 de mayo, se encontraba parado junto a una motocicleta en la calle 43 entre 50 y 52 de la colonia Santoyo, de Oxkutzcab, cerca de la secundaria de dicha comunidad.

Estaba junto con un muchacho, al que le dio algo y el ahora procesado recibió un billete de 50 pesos a cambio.

Como fueron vistos por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, se alejaron, logrando escapar el cliente, pero no el comerciante, que fue interceptado cuando se alejaba en su moto y le encontraron 55 bolsitas con esta sustancia.

Ahora, fue imputado por delitos de índole sexual y el mismo juez ordenó que sea sometido a prisión preventiva por el término de 6 meses y la audiencia de vinculación se programó para el 22 de mayo.

Se acusa a este sujeto de imponerle la cópula a su hija menor de edad cuando se encontraban en la casa que habitaban en la comunidad de Santa Elena, sin importarle la relación de parentesco y teniendo conocimiento del mismo.

Esta acción la realizó en repetidas ocasiones, desde que su hija contaba con la edad de 14 años, aproximadamente entre los meses de octubre y noviembre del año 2015, acto que continuó realizando hasta el 29 de abril de 2017.

Sostenía relaciones sexuales con ella a cambio del ofrecimiento de objetos materiales, lo que acabó afectando el desarrollo psicológico de la menor.

Dichos actos sexuales fueron de manera reiterada e incluso en una ocasión los grabó.

Artículo anteriorEbrio goloso: se llevó a 3
Artículo siguienteEmbarrada contra la grande
- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO