El origen de “la maldición” de Misnebalam, el pueblo fantasma de Yucatán

InicioPolicíaEl origen de "la maldición" de Misnebalam, el pueblo fantasma de Yucatán

MÉRIDA, Yuc.- Ubicada a media hora de la capital yucateca, en el kilómetro 17 de la carretera Mérida-Progreso, está la comisaría Misnebalam, perteneciente a Progreso, poblado que fue abandonado por completo hace 2 décadas. 

Misnebalam actualmente se conoce como un pueblo fantasma famoso por ser escenario de fenómenos paranormales, según el testimonio de las personas que han visitado el lugar.

En el siglo XIX, durante la época de oro del henequén, las haciendas que procesaban este material se multiplicaron por todo Yucatán y Misnebalam, era una de aquellas prósperas haciendas, por lo que en su momento de mayor auge, llegó a estar habitada por 170 personas.

En 1921, Fidencio G. Márquez, dueño de la hacienda, fue asesinado en un camino que comunicaba al pueblo de San Ignacio con su hacienda. 

Foto del periodista Patricio Eleisegui @Eleisegui

La tarde del 22 de octubre de 1921, don Fidencio, se dirigía junto a su hijo y uno de sus empleados a una finca sobre el camino a San Ignacio.

En el trayecto fue atacado y asesinado por un grupo de criminales, según unos documentos titulados “Constancias judiciales del atentado criminal cometido en la persona de Don Fidencio G. Márquez”.

A partir de la muerte de don Fidencio, el pueblo de Misnebalam ha sido el escenario de constantes fenómenos paranormales que atemorizaban a la población, lo cual provocó que la gente huya poco a poco.

Asimismo, lo abandonado del sitio comenzó a atraer a brujos, hechiceros y satanistas, generando que el lugar terminara en el abandono total.

Aparición de Juliancito

Según los lugareños el dueño de la hacienda henequenera se aparecía en las calles del pueblo y también se comenta sobre la presencia de un niño, al que los pobladores llamaron “Juliancito”.

Sin embargo, las apariciones y la muerte de “Juliancito” no tiene explicación.

Un periodista extranjero de nombre Patricio Eleisegui, compartió por Twitter que visitó el lugar y señaló que “La presencia del niño es la aparición más comentada cuando se pregunta por Misnebalam. Eso explica las ofrendas de juguetes, botellas con agua y velas -a veces, vasos con leche- que pueden ubicarse en una de las casonas de la hacienda”. 

Con información de Enciclopedia Yucatanense

- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO