Desmaye y sangre corrió en Santo Domingo

InicioPolicíaDesmaye y sangre corrió en Santo Domingo

Redacción/De Peso
TIZIMÍN, Yucatán.- Tres personas, entre ellos una mujer, fueron heridos con arma blanca en una riña suscitada este domindo por la mañana en la calle 30 por 63 y 65 de la colonia Santo Domingo, en esta ciudad.

Los vecinos chismearon que todo empezó en el punto de venta clandestina de bebidas embriagantes de “doña Fabiola” donde unas personas ingerían cervezas acompañados de travestis y otro grupo que llegó al lugar los ofendió y fue cuando inició el desmaye.

La pelea continuó en la calle, en donde quedaron las piedras regadas. En el interior del predio donde venden clandestino dañaron ventanas y el coche de la dueña de la casa.

Uno de los heridos es Jhony Azael Dzul Tec (a) “El Pitbull”, Yamir Eduardo Poot Sansores y Erika Jazmín Mena Basto. Esta última contó que se quitaron del baile de luz y sonido y se dirigieron a esa casa del mal.

Presuntamente fueron agredidos por José Luciano Ku Canul, de 45 años, y Benito Ku Canul de 28, mismos que fueron detenidos y trasladados a la base de la policía junto con otras personas que participaron en la riña.

Ellos son: Eliud Manasés Cupul Ku, de 27; Jesús Alfredo Conrado Witzil, de 23; Manuel Alberto Cano Caamal, de 20; Pedro Israel Poot Be, de 35; Jesús Heredia Chan, de 29; Edwin de Jesús Espadas Silva, de 20; Magda Elizabeth Cámara Homá y la dueña del predio, la señora Fabiola Chan Ay.

Los heridos fueron auxiliados por los paramédicos de la policía municipal y los de la Cruz Roja, mismos que se hicieron cargo del traslado al hospital San Carlos.

Más tarde trascendió que “El Pitbull” sería trasladado a un hospital de Mérida debido a que la herida punzocortante le dañó uno de sus pulmones.

La policía acordonó el lugar de la riña al igual que donde quedó un cuchillo tirado a un costado de la escarpa.

Pleito campal en la colonia Santo Domingo de Tizimín.
Los supuestos involucrados en el desmaye fueron abordados en la patrulla.
Artículo anteriorUn misterio, el suicidio de Ángel
Artículo siguiente¡Se quema el monte!
- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO