Un mototaxista adicto a las drogas asesinó la mañana de este viernes a su esposa, de quien estaba separado desde hace una semana, y luego se suicidó con un disparo de escopeta en la boca en lo que fue su hogar conyugal, en la colonia Felipe Carrillo Puerto de Celestún.

Pero la tragedia no termina ahí, ya que la pareja deja huérfanos a dos niños que estaban en la escuela cuando sucedió el sangriento hecho.

Los problemas de adicción de Juan Pablo A. C., de 36 años, de oficio mototaxista, derivaron en que desde hace una semana la mujer, Anabel C.C., de 35 años de edad, lo sacara del hogar.

Este viernes Juan Pablo regresó a la casa y entró a esperar a que su todavía esposa regresara después de haber dejado en la escuela a los pequeños.

El hombre trató de convencer a la mujer para que reanudaran su relación sentimental, pero como la fémina mantuvo su postura de la separación, él se apoderó de un cuchillo de cocina y le infligió cuando menos 15 puñaladas hasta que se percató que estaba muerta, tirada en la sala en medio de un charco de sangre.

Entonces, él fue a una de las habitaciones, se apoderó de una escopeta calibre 22, y regresó a la sala para hincarse junto al cuerpo de su mujer, se puso el cañón del arma en la boca y se disparó.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí