Casi linchan a ¡poli-pedo!
No hay moral. Miren que este joven policía fue maniatado como a un puerco por conducir ebrio una patrulla de la SSP.

Redacción/De Peso
MÉRIDA, Yucatán.- La rebambaramba se armó la tarde de ayer domingo en la avenida 86 con San Antonio Xluch III, cuando una turba enardecida apañó a un policía estatal de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), quien al mando de su patrulla –número 1981- colisionó el carro, con matrícula YXX-495-B, donde viajaba una mujer.

Pero el show no se quedó allá meramente. La gente se arremolinó en torno al “poli” y lo maniató; lo tiró al suelo y otro vecino se le montó para que no lograra escabullirse. ¿Y saben qué? ¡El agente estaba bien borracho!

La gente se puso brava, pero de “¡a hueeech!” y gritó que el agente policiaco, totalmente uniformado, estaba bien “pedernal”. Y como que tenían gana de darle sus buenas cachetadas para que le quitara lo sabroso o la supuesta peda. No hablemos de linchamiento porque la gente tiene la piel muy sensible.

¡Uta maye! Eso sí estaba medio cabresto creerlo porque el sujeto estaba en plena función, bien activo. O sea, trabajar y estar borracho es para que se le dé de baja en caliente. Pero que así lo determinen sus superiores después de hacerle un diagnóstico. Pero, en efecto, sí estaba hasta las chanclas de pedín.

El asunto es que la banda se le plantó a la poli y si los compañeros del “pedernal” no entran en acción, sepa Dios qué habría sucedido. Al final, la familia chocada salió algo sacudida pero sin lesiones graves. ¡Abusados, policías, abusados! No son intocables.

Por su parte, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) puso a disposición de la Fiscalía General del Estado (FGE) a un elemento que sin tener autorización condujo un vehículo oficial y colisionó con un automóvil particular.

El elemento estaba de vigilancia en un depósito vehicular de la corporación. Abandonó su servicio y se dirigió a un predio particular donde consumió bebidas embriagantes; manejó la camioneta oficial y tuvo el percance.

El mando de la corporación instruyó al Departamento de Asuntos Internos para que de inmediato realice la investigación de los hechos y sesione la Comisión de Honor y Justicia para aplicar las sanciones correspondientes con base en el Reglamento del Servicio Profesional de Carrera Policial.

Según el comunicado de la SSP, en la colonia San Antonio Xluch III, el Policía Tercero E.C.C., de 22 años de edad, provocó el accidente al impactarse contra un automóvil compacto; en el interior de éste estaba una mujer de 44 años de edad, quien no resultó lesionada. Se envió a una ambulancia de la propia Secretaría cuyos paramédicos la valoraron.

Vecinos que presenciaron los hechos retuvieron al elemento y lo entregaron a sus superiores, quienes lo trasladaron a la cárcel pública y se dio curso al proceso legal.

La Institución reitera que así como reconoce y estimula el buen desempeño de sus elementos, aplica rigurosamente las normas legales para juzgar y sancionar al policía que falta a sus deberes como servidor público.

La jeta lo dice todo: el pedernal agente no sabía ni qué onda. Ni modo, chavito, vas pa’ fuera de la corporación.