Le dio su 'patatús' por oler pintura

Luis C. Á., de 36 años, quien entregaba un pedido en céntrica farmacia, se desvaneció de pronto ayer al mediodía, presuntamente por un “ataque de pánico”, cuando se hallaba en el interior de dicho negocio, donde trabajadores aplicaban nueva pintura.

Según testigos, Luis salió agitado y con signos de asfixia, pues además de que presentaba problemas para respirar, se tocaba con insistencia la garganta; presuntamente afectado por los olores del esmalte, que emanaban del interior de dicha farmacia.

Paramédicos de la Cruz Roja lo auxiliaron luego de que trabajadores de dicha farmacia lo hicieron en primera instancia. De igual forma la Policía Municipal, que se hizo cargo del “apanicado”, insistió que el desmayó de Luis fue por una “crisis de ansiedad”.

Decenas de curiosos se arremolinaron en el sitio para enterarse del curioso hecho, pues algunos pensaron que Luisito había sufrido un infarto o que incluso lo habían lesionado en una riña, para nada de eso, solo estaba “apanicado”.

Para buena suerte no fue de gravedad, sin embargo, algunos vecinos dijeron que el repartidor se notaba como “muy cansado”.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí