Francisco Torres Rivas, en un evento partidista.

DICEN que quien cada vez tiene menos vergüenza es la alcaldesa de Tinum, Natalia Mis Mex, pues no sólo brinca de un partido a otro (ahora está en Nueva Alianza) para conseguir lo que quiere sino que, además, hace con los recursos públicos lo que se le pega la gana.

Por ejemplo, los días antesdel 10 de mayo mandó a varios policías municipales a la ciudad de Mérida, en una patrulla, para que recogieran los regalitos que regaló a las mamis. El problema no es que festejó a las reinas del hogar sino que no lo hizo con dinero de su bolsa y además no le importó dejar a los ciudadanos de su pueblo sin resguardo policial durante varias horas. Imagine de lo que no nos enteramos.

DICEN que hay quienes están preocupados por el evidente atontamiento de la diputada panista, Rosa Adriana Díaz Lizama, pues últimamente dice y hace muchas cosas incoherentes. Por ejemplo, hace unos días presumió en sus redes sociales que se encontraba disfrutando de la playa con su nuevo galán y que tomaban algo muy frío, pero eso sí que lo hacían en unos termos “carítzimos” y no en vasos desechables quesque para cuidar el medio ambiente; pero se le olvidó que estaba sobre una moto acuática o tal vez pensó que esas funcionan con agua y no con gasolina, además de que no tiene ni idea que esos vehículos también dañan el medio ambiente marino. ¡Qué oso Rosita!

DICEN que, por fin, luego de varias semanas, muchos dimes y diretes, y cuestionamientos, quienes ya tienen su constancia como presidente y secretaria general del PRI son “Panchito” Torres y Lila Frías. Con eso deben de acabar los pleitos por las supuestas irregularidades durante el proceso de elección interna del tricolor y comenzar a chambear, pues en verdad necesitan volver a unirse como partido político y demostrarles a sus militantes que no es el partido de unos pocos. Por el bien de la democracia yucateca esperemos que lo logren para que haya más opciones para los ciudadanos.