Enigmas: siente la presencia de su madre difunta
Por algún motivo que hasta ahora se desconoce, las muñecas hechas de porcelana atraen más espíritus que cualquier otra muñeca tradicional.

Rollo: Jorge Moreno
Hoy, día en que los lectores de De Peso cuentan sus experiencias paranormales, les presentaré un relato que me mandó una señora de Mérida, la cual tiene sentimientos encontrados con relación a una muñeca de porcelana que le heredó su madre:

“Tengo 42 años de edad, mi madre murió en el año 2013 de cáncer, ella estuvo por más de dos años batallando con esa enfermedad pero por fortuna no sufrió tanto; ella desde meses antes ya sabía que estaba desahuciada y un día me entregó una muñeca de porcelana y me dijo que ese sería su recuerdo, que la pusiera en mi cuarto y cada vez que yo tuviera un problema la mirara, pues significaría que es mi madre que me está cuidando”.

“No le di mucha importancia a esto, pero cuando pasaron las semanas y los meses llegó el día más triste para nuestra familia: mi madre murió y al poco tiempo recordé lo que me dijo mientras yo dormía en la madrugada; sentí como si alguien estuviera junto a mí, mirándome, y cuando volteé noté que era la muñeca (la cual había puesto frente a mí, en mi tocador)”.

Y agrega: “No quiero mentir ni exagerar diciendo que la muñeca se movió sola o me hizo algo, sólo sentí una presencia muy fuerte y por una semana me daba temor por las noches, a pesar de que yo sabía que podría ser mi madre quien estaba cumpliendo su palabra y me estaba cuidando, en realidad me daba miedo”.

“Se lo conté a mi esposo y a mi suegra y me recomendaron que hablara con un sacerdote, quien es amigo de la familia y conoció a mi mamá. El me dijo que esa muñeca era un recuerdo y una bendición, pero que si me seguía dando miedo podía guardarla y regalarla”.

“Y es que mi marido desde eso siempre me decía que más que bendición es una maldición por el hecho de que me dé miedo; entonces decidí dar la muñeca a mi hermana y aunque ella en ocasiones ha sentido lo mismo, dice que ya no le da miedo, que ya se acostumbró”.

“Tiempo después me dijo que habló con un experto en el tema y éste le indicó que las muñecas, especialmente las de porcelana, cargan con mayor facilidad la mala vibra y eso es lo que le pudo haber pasado al obsequio de mi madre, aunque esto no necesariamente fue culpa de ella”, finalizó.

Por cierto, cuando hablé con esta señora, me dijo que la muñeca fue comprada hace unos diez años, cuando su madre se fue de vacaciones a la Ciudad de México: “Nunca le llamaron la atención las muñecas a mi mamá, se nos hizo raro que la comprara; la tuvo guardada mucho tiempo y se ve que la quería mucho porque no dejaba que sus nietas la tocaran para jugar, y bueno, al principio me sentí afortunada en que ella me la haya heredado en vida”, explicó.

Esto último es verdad, por alguna razón las muñecas que están hechas de porcelana atraen con mayor facilidad la mala vibra de cualquier persona, y por ese motivo de pronto podemos sentir como si nos estuvieran mirando; se afirma que el tipo de material las hace absorber esto, quizás por ese motivo es común que gente que tiene este tipo de juguetes de pronto, sin un motivo aparente, quiera deshacerse de ellos.

 

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí