Una mujer similar a la de la imagen fue vista cerca de la estación de trenes de Akil; afirman que es la Xtabay.

Rollo: Jorge Moreno
Recientemente se ha popularizado en redes sociales una historia verídica, que ocurrió hace mucho tiempo; se trata de una persona que afirma que cuando era joven (aproximadamente 16 años) viajaba al municipio de Akil, al sur de Yucatán, a visitar a sus tíos que ahí vivían.

Lo hacía en el ferrocarril, que a eso de las 3 de la tarde pasaba por el poblado de Acanceh, para retornar al día siguiente en el mismo tren; afirma que esos viajes le gustaban mucho: “El movimiento de aquel vagón, el moverse al compás del paso de las rieles, el olor a hierbas que rompía el tren con su camino, el sonido particular del rugido de las ruedas, la plática amena con los vendedores de fruta que te ofrecían su producto en las ventanillas del tren, el sonido de las cornetas avisando su partida, etc.

”El tren pasaba por Akil a las 5 de la mañana para retornar a mi pueblo,  había épocas en que no había amanecido; una mañana al salir de casa de mis tíos en la cual yo me quedaba y está como a cinco cuadras de la estación del tren, caminando una cuadra me encontré con una señora que con la mano me decía ‘ven’, pero sentí escalofríos y se me erizó la piel.

”No lo puedo negar, pero también el machismo de decir ‘alguien quiere conmigo’ (broma), bueno más que nada fue susto, ya que aquella mujer con aspecto fúnebre y demacrado, de ojos hundidos, sólo me hizo correr a gran velocidad, pues era joven y delgado como era, pero al llegar a la siguiente cuadra otra vez se encontraba esa señora sorprendentemente con el mismo ademán.

”El susto ya era doble, así que corrí más rápido y de nuevo, al llegar a la siguiente cuadra, otra vez me topé con esa señora; no me explico cómo llegaba antes que yo, pero finalmente llegué a la estación y entré despacio, como no haciendo ruido, y el señor que ahí vendía los boletos para abordar el tren me preguntó sarcásticaticamente ¿qué me había pasado?, pues estaba sudando y era época de frío.

”Sin contestar lo miré y me dijo: “Verdad que te asustaron” y se sonrió; yo sólo contesté con la cabeza “no sé”, y él me dijo que acechara de nuevo.

“Saqué la cabeza por la puerta y miré otra vez a la señora sobre las vías de tren y de ahí se dio la vuelta y se fue alejando lentamente. Lo sorprendente del caso es que ella estaba sobre las vías del tren levitando, no caminaba, estaba en el aire alejándose. Al entrar de nuevo el señor de los boletos me dijo: ‘Es la Xtabay y se le aparece a los extraños cuando pasan por acá’.

”Definitivamente dejé de ir por mucho tiempo a visitar a mis tíos, pero sorprendentemente, con el paso de los años miré unas imágenes de supuestas Xtabay y mi sorpresa es que son igualitas a la que ví en ese macabro día”, finalizó.

No cabe duda que los fenómenos paranormales y los seres mitológicos del Mayab se pueden aparecer en cualquier momento, en cualquier lugar y en cualquier situación, no sólo en un sitio con fama de embrujado.

Muchos relatos paranormales se cuentan que han ocurrido en las antiguas estaciones de trenes del Estado.
Muchos relatos paranormales se cuentan que han ocurrido en las antiguas estaciones de trenes del Estado.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí