Inicio Especiales Enigmas: esta es la historia del fantasma de una gasolinera meridana

Enigmas: esta es la historia del fantasma de una gasolinera meridana

Rollo: Jorge Moreno
Siempre hemos comentado que los fantasmas pueden aparecer en cualquier sitio, y hoy, por primera vez les presentamos un caso que ocurrió en un sitio tan común para todos que hasta raro se hace que no abunden más casos en estos lugares, o al menos no son tan conocidos, nos referimos a las gasolineras.

A petición expresa del protagonista del caso que a continuación les relataré, omitimos de qué empresa o de qué sucursal se trata, sólo diremos que fue una estación de combustible ubicada al norte de la ciudad de Mérida:

“Lo que les voy a relatar me ocurrió cuando trabajaba como despachador en una gasolinera ubicada en el norte de Mérida, la única pista que les daré es que no se ubica en el Periférico, sino que está dentro de la ciudad y hay muchos comercios y casas alrededor.

”Me pasó hace unos tres años, ya tenía experiencia trabajando en otras gasolineras, por lo que no se me complicó adaptarme a esa, pero desde la primera semana en que empecé me dieron turno nocturno; había mucho trabajo y no me daba cuenta de cosas que de pronto empezaron a pasar, ya que a veces dejaba un trapo en una parte y minutos después estaba en otro sitio.

”Lo mismo me pasó con mi botellón de agua y otras cosas, empecé a fijarme más, pues pensé que era broma de algún compañero, pero me di cuenta que no, pues a veces dejaba algo cerca de mí, sólo me alejaba un instante y, de pronto, esto ya cambiaba de lugar y yo me cercioraba de que nadie se había acercado para moverlo.

”Ya cuando pasaron dos semanas y tuve más confianza con mis compañeros les platiqué sobre lo que me estaba pasando y vi que no se sorprendieron, al contrario, empezaron a reír, pensé que era como burla de que no me creían, pero enseguida me explicaron que eso era normal, pues le había pasado a varios empleados, entonces quedé más confundido.

”Sin embargo, mi confusión se volvió asombro en cuestión de minutos, ya que me contaron que ellos habían identificado al ‘fantasma’ que era el autor de todas estas ‘bromas’: se trata de alguien a quien en vida le decían ‘Tachito’, un antiguo empleado de la gasolinera que falleció de un infarto en su casa.

”Cuentan que ‘Tachito’, cuyo nombre real era Ignacio, era el más veterano en esa gasolinera, no sólo de edad (tenía 61 años) sino también el que más tiempo llevaba laborando en esa sucursal y cada vez que había un empleado nuevo (al parecer las rotaciones eran constantes) les hacía las mismas bromas, les guardaba sus objetos personales o los cambiaba de lugar.

”Pero un día, don ‘Tachito’ no se presentó a trabajar, todos se extrañaron porque era muy responsable y jamás faltaba ni llegaba tarde; fue al mediodía cuando llegó su hija y dijo que una noche antes le dio un infarto fulminante que acabó con su vida.

”Según cuentan, esto pasó a principios de los años 90’s y hasta la fecha las bromas de ‘Tachito’ siguen presentes. Es una historia triste, pero como los compañeros señalan a lo mejor el desde el más allá sigue disfrutando de todas las vaciladas y espantos que le da a los novatos”, finalizó.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO

Se cumple una década sin Héctor Herrera ‘Cholo’

MÉRIDA, Yucatán.- Ayer, se conmemoró el décimo aniversario luctuoso de Héctor Herrera “Cholo”, en el parque “Teatro Regional” de la colonia Residencial Pensiones, donde...