Enigmas: ¿Existen las Hadas?

InicioEspecialesEnigmas: ¿Existen las Hadas?


Rollo: Jorge Moreno

Es curioso que el caso más documentado y famoso sobre la existencia de las hadas “las de Cottingley” es considerado por muchos como un fraude, sin embargo, esto no significa que esos seres de luz no existan; el mes de agosto es conocido como “el mes mundial de las hadas” y por ese motivo, antes de decirle como puede obtener una, hoy le presentamos el popular suceso que mencionamos.

Las Hadas de Cottingley son una serie de cinco fotografías tomadas por Elsie Wright y Frances Griffith, dos jóvenes primas que vivían en Cottingley, cerca de Bradford (Inglaterra).

Estas imágenes representaban a las dos realizando actividades con supuestas hadas. En julio de 1917, cuando se tomaron las dos primeras fotos, Elsie contaba con 16 años y Frances, 10.

En 1981 las dos mujeres admitieron haber falsificado todas las fotografías excepto una, pero insistieron en que realmente habían visto las hadas.

Elsie tomó la cámara de su padre e hizo fotos en el arroyo que corría detrás de la casa familiar.

Al revelar las placas el señor Wright vio hadas en las fotografías y las consideró falsas. Cuando vio la segunda fotografía, prohibió a Elsie usar la cámara de nuevo. En cambio, su madre estaba convencida de su autenticidad.

La primera fotografía fue tomada por las chicas en el Arroyo Cottingley y muestra a Frances mirando a la cámara mientras un grupo de hadas baila en una ramas en primer plano. Algunos fotógrafos de la época examinaron las fotos y las declararon verdaderas, pero los laboratorios Kodak se negaron a autentificarlas, alegando que había muchas maneras de falsificarlas.

La primera foto se mandó en su forma original a Edward L. Gardner, en una carta junto con la segunda foto. Sin embargo, como las imágenes estaban relativamente desvaídas y poco definidas, Gardner le encomendó a Harold Snelling nuevos y mejores revelados, en una cantidad suficiente como para satisfacer al público, ya que el interés de los fotógrafos crecía cada vez más.

El asunto se hizo público por primera vez en el verano de 1919, cuando Polly Wright fue a una reunión de la Sociedad Teosófica de Bradford. Estaba interesada en el ocultismo y había tenido varias experiencias de proyecciones astrales y recuerdos de sus vidas anteriores.

La conferencia de esa noche era sobre “la vida de las hadas”, y Polly mencionó a las personas que estaban sentadas a su lado que su hija y su sobrina habían tomado fotografías de hadas.

El impulso inmediato de Gardner después de ver las fotografías de las hadas fue el creer que eran genuinas. Cuatro años más tarde, el 25 de noviembre de 1922, la carta que Frances escribió a Johanna Parvin fue descubierta y publicada en el Cape Town Argus en un artículo llamado “El pueblo de Cape se une a la controversia mundial”, encendiendo una vez más la curiosidad pública.

Sir Arthur Conan Doyle, un prominente espiritista, había sido encargado por The Strand Magazine para escribir un artículo sobre hadas como tema navideño, que se publicaría a finales de noviembre de 1920.

Lo estaba preparando en junio cuando oyó hablar de las dos fotografías de las hadas. Se puso en contacto con Gardner y este le prestó copias de las imágenes.

Conan Doyle envió a Gardner a Cottingley en julio. Gardner dijo que toda la familia Wright parecía honesta y totalmente respetable. Conan Doyle y Gardner decidieron que si se tomaban más fotografías de las hadas el asunto sería completamente incuestionable.

Mientras, se completó el artículo “Hadas fotografiadas – un suceso memorable”, que incluía las dos fotografías reimpresas y mejor definidas. La edición del The Strand se agotó en unos pocos días tras su publicación a finales de noviembre.

Las fotografías de las hadas de Cottingley provocaron acalorados debates. Para Sir Arthur Conan Doyle fueron la prueba tan esperada de la existencia de espíritus, pero para mucha gente eran solo unas audaces falsificaciones.

En las vacaciones de verano de 1920, Frances Griffith viajó en tren desde Scarborough, adonde se había ido a vivir con sus padres tras la Primera Guerra Mundial, hasta Cottingley. Su tía Polly le había escrito para decirle que Edward Gardner viajaría hasta allí desde Londres con cámaras nuevas, para que las primas pudieran tener otra oportunidad de tomar más fotografías de hadas y añadirlas a las dos que tomaron en 1917, pero al tomarlas, ya no se vio nada.

En 1981, en una entrevista realizada por Joe Cooper para la revista The Unexplained, las primas declararon que las fotografías eran falsas; habían sujetado recortes con alfileres de sombrero.

Frances, sin embargo, siguió manteniendo hasta su muerte, en julio de 1986, que habían visto hadas y que la quinta fotografía, que mostraba a las hadas tomando el sol, era verdadera.

Algunos piensan que las autoras de las fotos, tras cinco décadas de ser acosadas, prefirieron “inventar” que las imágenes eran falsas para ver que ocurría, sin embargo, el misterio aún persiste.

OBSEQUIAMOS HADAS

Y aprovechando el tema de las hadas y la conmemoración, a principios de año lanzamos una promoción para obsequiarlas y nos sobraron cinco, por ello hoy las regalaremos a las primeras cinco personas que nos manden un mensaje de whatsapp o de texto al (999) 1851703 con la leyenda “lo lei en De peso hadas”; en caso de no ser ganador, no te preocupes, las tendremos a mitad de precio para las primeras treinta personas que manden mensaje o vengan directo por ellas a la tienda del Museo Paranormal.

- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO