Inicio Especiales Enigmas: conoce la leyenda del Chechén y el Chacá

Enigmas: conoce la leyenda del Chechén y el Chacá

Rollo: Jorge Moreno
Una de las cosas que hacen mágica a la Península de Yucatán son sus leyendas e historias, historias que tienen cientos de años y que han pasado de generación en generación. Como la leyenda maya del Chechén y el Chacá.

Se dice que por cada árbol de Chechén, siempre podrás encontrar un árbol de Chacá a su lado. ¿Quieres saber por qué?

Sigue leyendo y descubre la leyenda de cómo dos príncipes guerreros terminaron transformados en estos dos árboles para toda la eternidad.

Kinich y Tizic eran dos valientes guerreros hermanos, pero de personalidades opuestas. Kinich era un joven amable, bondadoso y respetado por su pueblo. En cambio, su hermano mayor Tizic era una persona de corazón frío y con un carácter iracundo.

Un día ambos conocieron a Nicté Ha, una joven hermosa y de corazón puro que conquistó a estos guerreros. Los dos hermanos se enamoraron perdidamente de la misma mujer. Así que Tizic desafió a Kinich a un duelo por el amor de la hermosa doncella.

Los dioses estaban tan enojados al ver esta situación, que cubrieron el cielo de nubes
negras e incluso la luna se ocultó durante toda la batalla. Desafortunadamente, el duelo tuvo un final trágico y ambos hermanos terminaron muertos en los brazos del otro.

Al llegar al otro mundo, suplicaron el perdón de los dioses, ambos rogando por poder ver nuevamente a su amada Nicté Ha. Así fue como Tizic renació como un árbol
de Chechén, el cual secretaría veneno dentro de sus ramas y quemaría a cualquiera que
se acerque. Kinich, en cambio, renació en forma de un árbol de Chacá, cuya savia curaría
todo lo tóxico del Chechén.

Nicté Ha murió de tristeza al enterarse de la trágica historia de los hermanos guerreros. Al llegar al otro mundo, los dioses fueron bondadosos con ella, permitiéndole renacer en la
tierra como una hermosa flor blanca cerca del agua, mejor conocida como lirio.

Cada día se cuentan cientos de historias en las comunidades, pero sin duda la leyenda maya del Chechén y el Chacá es una de las más contadas gracias a su moraleja.

Una gran enseñanza para los hijos: entender que todas las acciones buenas o malas que se toman en la vida tienen una repercusión en la misma o incluso hasta después de ella.

De hecho, hace algunos años, en el municipio de Oxkutzcab, se decía que un campesino de nombre Artemio se pegó por accidente en el árbol de Chechén y le empezó a arder todo el cuerpo, asustado quizás por eso, se le bajó su presión y se desmayó.

Minutos después, al despertar vio a una persona junto a él, vestido como guerrero maya (con penacho, torso desnudo y alpargatas a la usanza antigua), quien le dio de beber en una jícara un antídoto blanco y chicloso.

Cerró los ojos unos segundos para descansar y recuperarse, y al abrirlos, ya no había nadie; cuando llegó a su casa y se lo contó a su familia, su padre (un anciano de casi noventa años) le dijo que fue ayudado por Kinich, y lo que le dio para beber era la savia de su árbol.

Por otra parte, les recordamos que hoy viernes es el “Recorrido Nocturno Virtual” que haremos en el interior del Museo Paranormal, en punto de las 9 de la noche y que podrías ver desde la comodidad de tu casa a través de un grupo cerrado de Facebook; para tener acceso pide informes al whatsapp (999) 1851703 o al face “Museo Paranormal de Yucatán”.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO