Un campeón olímpico, a pesar de muchas necesidades
Con el gran apoyo de su madre y su hermanita, Mauricio Canul Facundo va haciendo historia en pesas.

Por: Félix Zapata
El pesista yucateco Mauricio Canul Facundo recibió a De Peso en su hogar, situado en la comisaría de Dzibikak, en el municipio de Umán en donde charló largo y tendido sobre su vida personal, deportiva y su sueño educativo.

Luego de que en pasados días “Mau” logró históricamente una medalla de bronce en los pasados Juegos Olímpicos de la Juventud (JOJ) en Buenos Aires, el halterofilista sigue dándole al entrenamiento, aunque brindó un espacio para atender a la banda depesiana que visitó esa localidad no muy lejana a la capital yucateca.

Visita a una estrella

Portando el uniforme de México, el cual lució en Argentina, el atleta de 16 años de edad salió de su casa, una pieza de 3 metros por 4 aproximadamente donde su madre y hermanos duermen, se alimentan, observan la televisión, estudian y viven en el calor del hogar que le ha permitido a Mauricio y sus “brothers” crecer y desarrollarse.

El metalero de bronce dijo que este reconocimiento obtenido en los “JOJ”, lo tiene tranquilo y con los pies en la tierra, pues desde su obtención supo la importancia que tiene ya que su esfuerzo, trabajo y sacrificio han sido recompensados.

“Muy contento ya que es un sueño que tenía desde que comencé, llevó 6 años en este deporte, hemos trabajado muy fuerte para poder llegar a ese nivel, nos seguimos preparando para más competencias, muy contento por el resultado que se dio…”, dijo.

Ahora corresponde, comentó: “seguirle echando ganas, si quieres ser alguien en la vida tienes que seguir y seguir”.

El despertar

Recordó sus inicios, el cual gracias a un primo fue como le tomó amor y pasión al deporte que lo tiene en este momento en escalón relevante. “Mi primo me invitó a que si quería levantar pesas, fui pensando que era un deporte nada más que para hacer físico, estuve un tiempo entrenando un mes”, declaró.

Añadió que “deje de entrenar porque me gustaba el break dance, entonces Félix (Molina, entrenador) y mi primo me convencieron de que si quería regresar y así me fueron convenciendo hasta que fui a competir, vi cómo estaba eso, me gustó”, soltó una risa.

Mauricio con su reconocimiento ganado en los Juegos Olímpicos Juveniles en Argentina.
Mauricio con su reconocimiento ganado en los Juegos Olímpicos Juveniles en Argentina.

El haberse colgado esa medalla, externó “me sentí contento porque mi mamá me estuvo apoyando todo este tiempo, mi mamá tuvo problemas con mi papá pero ella siempre nos estuvo apoyando, me siento muy feliz porque se dio un resultado”. Al mismo tiempo dijo que han pasado por muchas carencias, pero el sueño y las ganas nunca han decaído.

“He pasado por muchas cosas, situaciones como lesiones en las rodillas y ver como mi mamá tenía que ver cómo hacerle para sacarnos adelante y lo hemos logrado”, afirmó.

Nuevo sueño, pero necesita ayuda

Estando en el patio de su casa, el reportero observó una excavación, a lo que le cuestionó: ¿para qué es ese hueco? Mauricio un tanto apenado respondió: “estoy empezando a construir para ampliar un poco más el cuarto donde estamos”.

¿Tienes el material para empezar? “No, poco a poco lo estamos comprando”, señaló.

¿Le pedirías algo a alguien para cumplir este proyecto? “Si me pueden apoyar, se los agradecería mucho… que me ayuden con un cuarto más, ojalá”. Y es que Mau y su madre, doña Magdalena juntos han ido ahorrando para ir comprando un par de sacos de cemento, pero esto no es suficiente.

La casa de Mauricio es apenas de un cuarto donde es todo en uno, pues el joven es un atleta más como muchos otros, de escasos recursos que con su esfuerzo y dedicación ahora le brinda una alegría al estado y a México.

El deportista de levantamiento de pesas, que además estudia la preparatoria en el Centro del Alto Rendimiento Deportivo (CARD), agradeció a una persona especial, su mamá.

“Gracias por todo lo que ha hecho por mí, que se lo voy a recompensar todo…” mientras su madre a espaldas del reportero soltaba algunas lagrimas de emoción.

Por su parte, doña Magda que es oriunda de Veracruz (Coatzacoalcos) dijo sentirse contenta por este logro, el cual le ha traído muchas felicitaciones en las calles de Dzibikak.

“Me siento feliz porque mi hijo ha logrado lo que siempre ha querido, siempre ha entrenado, le doy gracias a Dios… pase lo que pase siempre lo voy estar apoyando”, dijo.

Con tres hijos, doña Magda siempre se ha roto ‘el lomo’ y ha conseguido sacar adelante a sus tres retoños, pues “es como digo, vale la pena, el sacrificio, esta vez ganó y siempre ha ganado… a veces no hay para su pasaje pero voy a prestarlo y luego veo cómo devolverlo”.

Esto es una muestra importante de que el deporte saca adelante a las personas, un ejemplo relevante de destacar y no dejarlo al olvido, pues lo que logró Mauricio no es para darle “carpetazo” o lucirse en las fotos, sino para llevarlo para quizás tener una nueva estrella mundial del deporte de la pesas y que mejor que orgullosamente yucateco.

(Fotos: Félix Zapata)

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí